La Rioja

Así será la nueva Murrieta: un ciclocarril compartido y más carga y descarga

El nuevo proyecto de la calle Murrieta contará con un ciclocarril compartido para vehículos y bicicletas, ampliará las zonas de carga y descarga, tendrá una plataforma que prolongará el carril bici por detrás de las marquesinas que están situadas junto la sala de columnas de la Bene y nuevas zonas verdes.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de Logroño, Jaime Caballero, ha presentado este viernes el proyecto de reforma de la calle Murrieta, que tendrá un coste de 420.000 euros y se prevé que comience en primavera.

Caballero ha recordado que el Gobierno local presentó un anteproyecto en marzo de este año para realizar una redistribución de la calzada de la calle Murrieta con el objetivo de «favorecer la movilidad de los medios sostenibles, calmar el tráfico para hacer efectiva la reducción de velocidad y mejorar las condiciones ambientales».

Aunque ha informado que este proyecto ha sufrido una serie de modificaciones debido a «las peticiones que realizaron los ciudadanos en la web de Logroño Calles Abiertas». En este sentido, el nuevo proyecto convertirá el carril vehicular derecho de esta calle en un ciclocarril compartido con el resto de vehículos para «mantener la capacidad de la vía hasta la glorieta que separa Murrieta con Avenida de Burgos».

Además, ha matizado que la bicicleta tiene prioridad en estos tramos de ciclocarriles, por lo que ha pedido respeto a los vehículos motorizados hacia los más vulnerables.

Otro cambio, ha indicado, será la unión de las paradas del autobús urbano y del metropolitano que están situadas junto la sala de columnas de la Bene, donde «se creará una plataforma para prolongar el carril bici por detrás de las marquesinas de estas paradas de autobús», ha explicado.

El concejal también ha dicho que este proyecto ampliará las zonas de carga y descarga de la calle mediante el desplazamiento de los contendores que hay en ella hacia las calles perpendiculares como Ramírez de Velasco o Beratúa, «para evitar la parada de los camiones de residuos en un vial principal como esta». Otra modificación, ha apuntado, será la inclusión de zonas verdes en las zonas de transición, es decir, «aquellas que quedan entre el carril bici y el carril de vehículos motorizados».

Adaptación al cambio climático

El principal objetivo es avanzar en la mitigación y la adaptación al cambio climático, por lo que estas zonas verdes tendrán sistemas urbanos de drenaje sostenible para «reducir el efecto de las islas de calor, aumentar la biodiversidad y aliviar a los sumideros de excesos de agua e infiltrar humedad la subsuelo, de tal forma que se potencie su capacidad de absorción de CO2», ha indicado.

Este proyecto también contará con la inclusión de un paso elevado frente al Palacio de Justicia de La Rioja, con el objetivo de «mejorar la permeabilidad peatonal y hacer efectiva la reducción de velocidad de los vehículos»; y tendrá un tramo de carril bici en la calle Vitoria para que «las bicicletas se puedan directamente incorporar desde la calle Murrieta a la calle Rey Pastor».

El objetivo, ha indicado, es tejer una red básica que favorezca la movilidad activa e inclusiva para «dar respuesta a las personas más vulnerables».

Por otra parte, Caballero ha informado que el proyecto se detendrá en la glorieta de Las Palmeras porque el siguiente tramo, que va hasta la plaza Diversidad, se incluirá en el proyecto del siguiente tramo del eje ciclista este-oeste.

Subir