Empresas

La industria riojana, «en jaque» por la subida del precio del gas natural

La Federación de Empresas de La Rioja (FER) ha asegurado este lunes que «los precios de la energía están poniendo en jaque a la industria riojana». El organismo lamenta que, «al desorbitado aumento de los carburantes y de la electricidad, se une ahora el aumento de los precios del gas natural que se avecina en 2022, tal y como anuncian las compañías multinacionales energéticas».

La FER ha conocido que algunos operadores del gas están revisando y anulando los contratos que mantenían con empresas del sector industrial de La Rioja para referenciar los nuevos precios de 2022 a los mercados internacionales. «La consecuencia directa es que todo hacer prever que esto duplicará, triplicará e, incluso, cuadriplicará el precio de esta imprescindible fuente para poder desarrollar la actividad y la producción de la empresa», ha señalado.

Ha insistido en que «los nuevos precios traen consigo un coste desproporcionado y desorbitado para la industria riojana que utiliza gas natural y son inasumibles para las industrias», que se verán imposibilitadas para poder fabricar sus productos con los márgenes económicos suficientes, con el consiguiente aumento de los costes variables actuales.

Sus datos indican que la demanda industrial de gas natural representa cerca del 54 % del consumo total de gas natural, lo que revela que la industria es el principal cliente de esta fuente de energía básica para la producción.

La FER ha reiterado que se trata de «una situación insostenible para la actividad industria riojana», que se une a la falta de materiales, materias primas y suministros y al incremento «inédito» de los precios de la electricidad y de los combustibles, que afecta a la totalidad de los sectores económicos y empresariales, pero especialmente a la industria y a la construcción en La Rioja.

«Si continúa esta senda alcista del mercado de la electricidad y de los precios del gas natural o de los carburantes y de las materias primas, sin duda alguna, el mantenimiento y competitividad del sector industrial riojano será imposible», ha dicho. A ello ha sumado «el grave riesgo que esto supone, no solo para la propia actividad industrial, sino para el empleo en La Rioja».

Ha considerado como «absolutamente vital» que «las administraciones públicas nacionales y europeas tomen las medidas urgentes y necesarias para que esta situación no derive en una irreparable pérdida de tejido industrial en España y en La Rioja».

Subir