La Rioja

Alfaro llama a la prudencia ante la crecida del Ebro: «La situación es crítica»

La crecida que este fin de semana registra el cauce del río Ebro a su paso por La Rioja, la mayor de los últimos siete años, es un espectáculo de la naturaleza que despierta la curiosidad ciudadana, pero que en ocasiones hace olvidar el riesgo que conlleva.

Por ello, la Policía Local se ha encargado de desalojar a los curiosos que se acercaban al río Ebro para observar el aumento de caudal para evitar posibles peligros, según ha informado a Efe el alcalde de la localidad, Julián Jiménez.

La crecida del río Ebro a su paso por Alfaro ha inundado este sábado campos de cultivo y choperas, pero no ha alcanzado el nivel de los nuevos pozos de captación de agua potable, por lo que el suministro está garantizado.

El alcalde ha detallado que el agua podría llegar con cierta turbidez a los domicilios, sin consecuencias para el consumo humano porque técnicos de la empresa encargada del suministro analizan su estado cada poco tiempo.

Las anegaciones no han producido daños, ha asegurado el alcalde, ya que las obras que se ejecutan en la zona del soto del Estajado han permitido retranquear los mazones de protección y ampliar las zonas inundables para dar más anchura al cauce del Ebro.

Jiménez ha explicado que se prevé que a partir de las 19:00 horas el río alcance su máximo caudal, con unos 3.000 metros cúbicos por segundo y una altura de 8 metros.

Subir