La Rioja

Los nuevos adornos navideños se asoman a las calles de Logroño

A cuatro días para su inauguración oficial, la nueva ornamentación navideña para las calles de Logroño ya se asoma al paisaje urbano de la ciudad. Es lógico. No debe resultar nada sencillo camuflar un ‘bolón’ que prácticamente impide el paso en las Cien Tiendas o un abeto de varios metros de altura en el corazón de la Plaza del Mercado.

La decoración navideña de la capital riojana volverá a contar con elementos ya icónicos, como el abeto gigante que se erige en la rotonda que comunica Vara de Rey con la Gran Vía, que a primera hora de la tarde de este martes ya presidía las dos avenidas más concurridas de la capital.

Pero trambién estrena otros nuevos adornos que destacan por su voluminosidad, como la bola gigante que desde la pasada madrugada se ubica en la calle Presidente Calvo Sotelo, próxima a Juan XXIII. Sus casi cinco metros de diámetro han despertado la curiosidad de los transeúntes de las Cien Tiendas, que deberán acostumbrarse a su presencia, al menos, hasta después de Reyes.

Otra de las grandes incógnitas radicaba en qué tipo de adorno presidiría este año la Plaza del Mercado a las faldas de la concatedral de la Redonda. Y el motivo ha sido un abeto ‘accesible’, pues se podrá atravesar (no sin dificultades de aforo) a través de una pequeña puerta.

No será, en cambio, hasta el próximo viernes cuando la Navidad se encienda en Logroño, pues es la fecha elegida para activa el alumbrado navideño en 61 calles de la capital riojana. La voluntad del Consistorio es que los miles de bombillitas que transformarán el paisaje urbano de la ciudad sirvan de reclamo para los turistas que se dejen caer por La Rioja durante el puente de la Constitución y la Inmaculada.

Seguro que en esas fechas los selfis se multiplicarán en las redes sociales y no será difícil localizar a algún conocido posando delante de los dos abetos gigantes (el de la Plaza del Mercado y el de Gran Vía) o del ‘bolón’ de las Cien Tiendas.

Subir