El Rioja

Eduardo Monge: «El premio es un subidón para seguir mejorando»

FOTOS: Riojapress

Viña Ane Centenaria ha recibido este miércoles el premio Vino de Rioja que ha otorgado NueveCuatroUno en los I Premios Diario de Vendimia. Un vino blanco realizado por Bodegas del Monge-Garbati. Se elabora con nueve variedades de uva pertenecientes a una viña centenaria, de 120 años, haciéndolo un vino único en Rioja.

Bodega Del Monge-Garbati, Viña Ane, es una pequeña bodega familiar propiedad del matrimonio formado por Eduardo Monge y Lorena Garbati. Data del año 2004, aunque el matrimonio reúne la experiencia de varias generaciones dedicadas al cultivo de la vid en San Vicente de la Sonsierra, al abrigo de las faldas del monte Toloño, en la Sierra de Cantabria.

Viña Ane tiene un 40 por ciento de Viura, un 25 de Malvasía, un 7 de Chardonnay, un 7 de Sauvignon Blanc, un 5 de Turruntés, un 4 de Garnacha Blanca, un 4 de Verdejo, un 4 de Tempranillo Blanco y un 4 de Maturana. Las uvas proceden de los viñedos El Molino, La Vejera y Tasugueras, que tienen suelos arcillo-calcáreos. La crianza la realiza en barrica francesa, húngara y americana durante 4 meses.

Eduardo Monge ha agradecido el premio al jurado, a Nuevecuatrouno y a todos los que confían en sus vinos. «Con los malos tiempos que hemos pasado, esto es un subidón que nos va a ayudar a seguir mejorando», ha indicado sobre el escenario del Palacio de Congresos Riojaforum. «Somos una bodega muy pequeñita y nos gusta hacer cosas diferentes», ha añadido. Mezclando variedades, hemos conseguido un rango con mucha fruta y bastante equilibrado».

Viña Ane Centenaria: cata

– Color

Limpio, amarillo limón transparente con delicados turquesas de cobalto, tornándose a suave amarillo real más cálido en los bordes. Limpio y brillante. Buena lágrima, fluída y densa.

– Nariz

Muy intensa en parado, con un ligero recuerdo a tostado que desaparece en cuanto se agita, evolucionando a frutos de hueso, tipo albaricoque, melocotón, etc. Aumenta la intensidad aromática con notas de flores blancas y cítricos sobre fondo pastelero.

– Boca

En boca es fresco y muy aromático, marcándose la necesaria acidez. El paso es sedoso, graso, con volumen, muy sápido. Es muy amable en el paladar, destacando un fondo tropical, piña. La vihura madura ensambla muy bien con el roble, generando un sabor muy complejo. Tiene un post-gusto muy permanente, intenso y agradable. La salivación que provoca es abundante, ligeramente salina, muy sápida, con toques dulces y salados a la vez.

Subir