Empresas

ARESOL invertirá 270 millones en parques fotovoltaicos en La Rioja

La empresa riojana de renovables Aresol va a invertir 270 millones de euros en un conjunto de nueve parques solares ubicados en las localidades de Cidamón, Bañares y Hervías. Con 360 MW de potencia generarán 558.000 MW al año, lo que equivale, aproximadamente, al 30 por ciento del consumo de nuestra comunidad.

Producirán energía eléctrica limpia y renovable para cumplir con los objetivos en materia de cambio climático que tiene España, reducirán la dependencia que tenemos como país de los combustibles fósiles y abaratarán el precio del megavatio.

El CEO de Aresol, Alberto Romero, ha explicado que es un proyecto «totalmente respetuoso» con el paisaje riojano. «Los parques se conectan con líneas de media tensión que van todas soterradas y se unen en una única subestación en la localidad de Cidamón». Desde ahí, existirá una única línea aérea de alta tensión de diez kilómetros hasta la subestación de Red Eléctrica Española de Haro.

«Estamos ante un proyecto ejemplar en su implantación ya que la línea de alta tensión tiene un recorrido muy corto en comparación con otros proyectos de similar tamaño», indica el dirigente riojano.

Romero añade que tendrá un importante efecto positivo en la zona. «Por la cantidad de impuestos que genera para los ayuntamientos, por las rentas de alquiler a los propietarios de los terrenos, por la creación de empleo que conlleva y en general porque supone una dinamización del entorno y un incremento de actividad». Los proyectos han sido admitidos a trámite por el Gobiernod e La Rioja y se encuentran en fase de exposición pública. Se prevé comenzar la construcción a finales de 2022 y su puesta en funcionamiento a primeros de 2024.

Ubicación y Terrenos

Para la implantación de los proyectos se han alcanzado acuerdos con más de 200 propietarios, con los que se han firmado contratos de alquiler a largo plazo con una renta anual que está muy por encima de los que se obtienen por su alquiler para explotación agrícola.

Subrayan desde la compañía, que el proyecto en su conjunto es totalmente compatible con los usos agrícolas existentes en la zona. El área ocupada por los parques son 656 hectáreas, lo que supone tan sólo un 0,91 por ciento del terreno de cultivo agrícola de la Rioja Alta (72.244 hectáreas). La mayoría de los terrenos utilizados son de secano y no se ocupa ningún viñedo.

Los proyectos han sido presentados a los ayuntamientos de Cidamón, Bañares y Hervías, que los han valorado positivamente y han emitido los correspondientes informes favorables de compatibilidad urbanística. Incluso alguno de estos ayuntamientos ha firmado contratos de alquiler de terreno municipal.

Se han respetado todas las zonas de protección del paisaje riojano y se han realizado los obligados estudios de integración paisajística.

Impacto medioambiental

Alberto Romero explica que «todos los proyectos cuentan con estudios de impacto ambientales ordinarios y completos y se han realizado tanto de forma individual para cada parque como en conjunto, analizando el impacto sinérgico de todos ellos».

Los estudios avalan que «el impacto de los parques sobre el paisaje es muy limitado y menor que otras tecnologías, ya que su altura no sobrepasa los cuatro metros y no generan ruidos ni movimiento que perjudique a las aves o a cualquier otra especie de forma que se convierten en un refugio para la avifauna. En general suponen una excelente oportunidad para la mejora de la biodiversidad».

Impuestos directos para los ayuntamientos

Cidamón, Bañares y Hervías percibirán en concepto de ICIO (Impuesto sobre construcciones) en torno a cinco millones de euros, a razón de 1,6 millones de euros cada uno, en el momento de inicio de las obras. Asimismo, estas tres localidades percibirán en conjunto unos 600.000 euros anuales por otros impuestos de forma recurrente durante los cuarenta años de explotación de los parques, lo que supone más de 24 millones de euros.

Creación de empleo

Los proyectos tienen la capacidad de generar una gran cantidad de puestos de trabajo. En su fase actual de ingeniería y desarrollo ocupan a más de cincuenta personas, en su gran mayoría ingenieros. En la fase de construcción está previsto generar en torno a seiscientos nuevos empleos directos y en la posterior fase de explotación -cuarenta años- se precisarán al menos 48 nuevos empleos.

Desde la compañía subrayan que «el empleo generado queda todo en La Rioja» y destacan que «se trata de empleo cualificado y de alto valor añadido”.

Inversión de 270 millones de euros

Aresol tiene la estructura financiera necesaria para hacer frente a esta inversión mediante acuerdos con diferentes accionistas, tanto de la propia comunidad como del resto de España. Para ello cuenta con su propia gestora de capital, Renertia Investment Company, donde se integran los accionistas e inversores. «Es importante señalar que Renertia es la única gestora de entidades de inversión radicada en La Rioja y autorizada por la CNMV (Comisión nacional de mercados y Valores)», apuntan desde la compañía.

Acciones frente al reto demográfico y la despoblación

Aresol también va a desarrollar cuatro proyectos adicionales vinculados a los parques. Están ideados frente a la problemática que supone el reto demográfico y la despoblación y facilitarán la creación de empleo local.

El primero y de inmediata puesta en funcionamiento, es un centro formativo en la localidad de Bañares, donde se impartirá formación profesional sobre la energía fotovoltaica y que constituirá un vivero de mano de obra cualificada para trabajar en las plantas que se van construir. Se priorizará candidatos locales o del entorno.

El resto son un proyecto de apicultura fotovoltaica, un proyecto de Centro de divulgación de las energías renovable y un I+D agrovoltaico.

Subir