La Rioja

Las denuncias no coincidían con la descripción del detenido en Lardero

¿Había denuncias previas porque un hombre había intentado llevarse a algún niño de Villapatro? Sí. La última, el pasado lunes ante la Guardia Civil en el Puesto de Villamediana de Iregua. Una madre relató al instituto armado que un varón había invitado a una niña a ir a jugar con su hija, a lo que esta no accedió. «Un señor de pelo gris y altura normal». La descripción es vaga, han indicado desde la Guardia Civil, y no coincide con los rasgos del detenido por el presunto asesinato del niño de 9 años.

«Una vez que se pone la denuncia, Guardia Civil establece una serie de servicios con unidades de paisano y no se había detectado ningún caso desde el día 25 hasta el día de ayer», ha explicado el portavoz del instituto armado, Miguel Ángel Sáez, poniendo el acento en que «se tomaron todas las medidas que se ponen siempre en este tipo de casos con la vigilancia de la zona».

La Policía Local de Lardero también recibió otra denuncia por hechos similares, según han confirmado los vecinos, pero la descripción física del presunto asesino tampoco coincide con la denunciada. El alcalde Manuel Vallejo ha defendido la labor policial. «Podemos estar de acuerdo o no con las leyes, pero hay personas, como ese criminal, que han salido de la cárcel y tienen sus derechos. Están protegidas y no podemos saber si están en nuestro municipio o no. De hecho, la Policía Local y la Guardia Civil no lo sabían».

El detenido, Francisco Javier Almeida López de Castro, tiene antecedentes por agresión sexual en 1993 -siete años de prisión- y por asesinato y agresión sexual en 1998 en el conocido como «crimen de la inmobiliaria» -treinta años de prisión- en Logroño. En libertad condicional desde abril del 2020 tras cumplir 22 años de cárcel, no tenía ningún tipo de vigilancia o seguimiento. No se puede hacer dispositivos de control con exconvictos.

Pese a que las descripciones en las denuncias no coinciden con las del arrestado, los vecinos aseguran que es un «psicópata de libro» y que, en varias ocasiones, se había situado cerca de los menores que jugaban en el parque. «Sencillamente, un monstruo que tiene una gigantesca plasticidad criminal», según ha explicado en Más Vale Tarde Manu Marlasca, jefe de investigación de laSexta.

En el juicio por asesinato de 1998, el fiscal y la acusación particular calificaron el comportamiento del ahora detenido como «la maldad por la maldad, el colmo de la crueldad». Estuvo en la prisión de Logroño y en la de El Dueso. En esta segunda es conocido como ‘Mortadelo’ porque es alto, desgarbado, gangoso y está prácticamente sordo. «Parece un psicópata y tiene un comportamiento lineal», han contado a NIUS los funcionarios que le han tratado.

Subir