La Rioja

El promotor de Rioja Airlines niega ante el juez haberse llevado el dinero

El promotor de línea área riojana Rioja Airlines S.A., para el que el fiscal pide una pena de 5 años y 6 meses de cárcel como presunto autor de un delito de apropiación indebida, ha negado este miércoles haberse llevado, «en absoluto», dinero de la caja de esta empresa cuando renunció a su cargo.

El fiscal solicita para este imputado también 3.600 euros de multa y unos 171.000 euros de indemnización a los querellantes; y para su mujer, también acusada, pide 4 años de cárcel en concepto de presunta autora de otro delito de apropiación indebida y otros 3.600 euros de multa.

Este acusado, durante el juicio celebrado este miércoles en la Audiencia Provincial de Logroño, ha afirmado que la contabilidad, de la que él se encargaba «a la espera de contratar a un director financiero», estaba en formato de papel en una estantería abierta de su despacho, «al alcance de todo el mundo que pudiera entrar»; y había una copia digital de la misma en su ordenador.

Ha indicado que la contabilidad que había en su ordenador no era diferente a la que se almacenaba impresa en papel en su despacho; ha negado que los querellantes hubieran comprobado la contabilidad; y, sobre por qué estos aseguran que no tenían acceso a la misma, ha respondido que «ellos sabrán».

Según el fiscal, el acusado, durante su mandato como consejero delegado con plenos poderes, facilitó a los demás socios una información irreal y sesgada de la contabilidad financiera de la mercantil, con facturas simuladas y en colaboración con la otra acusada en esta causa. La mercantil se constituyó el 7 de febrero de 2007 con un capital social de 63.630 euros, de los que un inversor aportó 60.000; otro, 3.600; y el acusado una cantidad testimonial de 30 euros. Este imputado ha señalado que no se llegó a ningún acuerdo sobre las cantidades a poner por cada parte en el capital social, que no hablaron de ello ni él les indicó a los otros dos inversores que solo aportaba 30 euros porque fuera a hacer más tareas.

En su escrito de acusación, el fiscal indica que el 27 de agosto de 2007 el acusado renunció por escrito a su cargo y manifestó que cesaba en los servicios que prestaba Ribera Global Inversiones S.L., empresa de su propiedad a través de la cual, sin conocimiento ni autorización de los demás miembros del Consejo de Administración, facturaba a Rioja Airlines, S.A. una cantidad mensual de 7.000 euros.

En su declaración, este imputado ha señalado que renunció a su puesto porque entendió que «había perdido la confianza del resto del Consejo de Administración» y que «no» dimitió a raíz de que se le requiriera la documentación contable.

Por otro lado, su esposa ha contestado que solo estaba al tanto de los negocios de su marido «de lo que me contaba»; y ha negado tener poder de decisión sobre Rioja Airlines S.A., haberse quedado dinero de esta empresa y haber tenido acceso a su caja.

Uno de los querellantes, que invirtió los 60.000 euros iniciales en la constitución de esta mercantil, ha asegurado, en calidad de testigo, que no se pactó un capital social y que el acusado «aportó 30 euros y dijo que iba a aportar más».

«No se pactó una retribución con él, si le preguntábamos si cobraba, él decía que no y no nos facilitaba el acceso a las cuentas, tenía interés especial en que no se supieran», ha resaltado; y, «en agosto (de 2007), nos dimos cuenta de que había dejado las cuentas a cero».

La querellante que aportó 3.600 euros al capital social también ha testificado en este juicio, en el que ha remarcado no se le dijo qué capital aportar, sino que «cada uno ponía lo que le parecía»; y ha negado que se hablase de que tuviera una retribución el acusado, quien, ha asegurado, «no daba explicaciones de nada».

En sus conclusiones, el fiscal ha mantenido la acusación contenida en su escrito inicial, mientras que la abogada de los acusados ha pedido la absolución de ambos.

Subir