Cultura y Sociedad

La Feria SCULTO «recupera su brillo» con 13 galerías y más de 150 obras

Pilar Mazo

Trece galerías, una treintena de escultores y más de 150 piezas participan en la IV Feria Internacional de Escultura Contemporánea SCULTO, primera en España especializada en esta modalidad, que «recupera su brillo» del 7 al 10 próximos en Logroño, tras un año sin celebrarse por el COVID-19.

Así lo ha detallado a Efe uno de sus organizadores, José María Esteban, en vísperas de esta nueva edición, que se celebrará con el cumplimiento de las medidas sanitarias por el COVID-19 en la Plaza de Abastos, donde convivirá con la actividad comercial de venta alimentaria de este mercado, situado en pleno casco antiguo de Logroño.

La organización valora que SCULTO ha conseguido celebrar esta edición, aunque en otoño, y lo hace con «el esplendor» como «feria joya» de la escultura contemporánea en España, que en su tercera edición logró situarse en el «TOP 100» de la Cultura, junto a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO).

Las galerías y los artistas que llegan en esta edición proceden de Madrid, Sevilla, Málaga, Cantabria, Ciudad Real, Bilbao, Las Palmas de Gran Canaria, Alicante y Valencia, junto a dos extranjeras: una de Bogotá (Colombia) y otra de Lisboa (Portugal), lo que ha permitido mantener su carácter internacional, ha informado.

La selección de las obras y galerías las han realizado tres comisarios independientes de SCULTO, que son, según Esteban, «los auténticos valiosos de la calidad de la feria y la escultura». Son la expresidenta del Instituto de Arte Contemporáneo de España (IAC) Isabel Durán; la coordinadora de programas públicos de Es Baluard Museu d’Art Contemporani de Palma de Mallorca (Baleares), Pilar Rubí; y el exdirector y conservador del Museo Vasco de Arte Contemporáneo ARTIUM, Daniel Castillejo.

Entre las novedades de esta edición, la Feria presenta «SCULTO Proyect», una actuación en tiempo real, «in situ», del escultor Isidro López Aparicio, seleccionado por los comisarios para esta edición. Este escultor recabará maletas y bolsos viejos que lleven los ciudadanos para «simbolizar el problema actual de las migraciones y las injusticias en el mundo», ha detallado Esteban, quien organiza esta feria junto al galerista riojano Enrique Martínez Glera y la escultura valenciana Beatriz Carbonell.

Además, el ceramista riojano Toño Naharro expondrá nueve esculturas de reciente creación, en las que abordará nuevas técnicas ceramistas y que entran en el terreno del surrealismo. La organización de SCULTO considera que se trata de una edición «muy trabajada, después de una circunstancia sobrevenida, de manera muy traumática para todo el sector cultural, incluidas las ferias de escultura y las galerías», ha precisado Esteban.

Esta situación, ha dicho, «ha paralizado mucho la actividad cultural», por lo que es «mucho más de apreciar» que SCULTO haya podido arrancar su cuarta edición con la ausencia de poder celebrarse en 2020.

«Nos hemos encontrado -ha explicado Esteban- que galerías que habían estado en ARCO solo han estado en esta feria y en SCULTO», cuya disposición es «muy de agradecer»; así como su «reconocimiento implícito» a una feria que «ya ha tomado un cierto cuerpo en el panorama cultural español».

La organización de SCULTO, consciente de que el sector de la cultura «ha sufrido mucho» en esta pandemia, cree necesarias «nuevas ayudas», ya que «la cultura no solo es un elemento espiritual y de sentimiento, sino también un actividad económica, que contribuye al desarrollo económico, que se tiene que producir, tras la crisis originada por la pandemia», ha recalcado.

Además, SCULTO se une a todos los acontecimientos culturales que se suceden en La Rioja y que «no es poco» en su proyección al exterior, como el Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño «Concéntrico» yo el Museo de Arte y la Cultura del Camino, que también es «un proyecto muy de futuro».

Estas iniciativas, ha afirmado, «deben ser apreciadas no solo por las instituciones para su mantenimiento, sino también por las empresas», en las que «la responsabilidad corporativa no estaría mal que se llamara responsabilidad social cultural y ayudaran a que, en La Rioja, la visión no fuera solo la vinícola, la historia y la lengua, que son excelentes, sino también los hechos culturales».

En ese ecosistema es donde se quiere imbricar SCULTO que, «hoy por hoy, es la mejor representación de la cultura fuera del territorio riojano», ha concluido.

Subir