La Rioja

Sheyla Gutiérrez, única española en la París-Roubaix: «Tenía los pelos de punta en cada pavé»

Sheyla Gutiérrez ha sido la única ciclista española en participar en la París-Roubaix, la prueba conocida como «el infierno del norte». Por suerte, ha sobrevivido a su dureza y tiene ganas de más. La logroñesa ha terminado en la posición 46 de una carrera llena de incidentes. «Con lluvia y barro ha sido una odisea», ha declarado nada más finalizar una prueba en la que se ha impuesto la británica Elizabeth Deignan por delante de la neerlandesa Marianne Vos y de la italiana Elisa Longo Borghini.

La París-Roubaix cumple este año su edición 118 con una novedad: la prueba femenina. Sheyla Gutiérrez inscribe así su nombre en la historia del ciclismo español. «Estoy super emocionada y orgullosa de haber podido participar. Creo que nos merecíamos que se hiciera esta carrera para nosotras», ha indicado en Tablero Deportivo (RNE).

«Soy una seguidora que no se pierde ni un kilómetro de la París-Roubaix masculina y en chicas ha sido igual. Una guerra desde el primer kilómetro y ha sido todo muy bonito», ha añadido la ciclista riojana, quien ha explicado que la prueba ha sido un caos: «Cada dos por tres caía una mujer al agua. Ha habido muchas caídas y muchos incidentes».

«En este tipo de carreras no mola nada la lluvia porque no sólo sirven las fuerzas sino tener suerte. Muchas veces echas el pie a tierra y salvas caídas, adelantas corredoras… no mola ver a tanta gente que se ha hecho daño», ha comentado en RNE, reconociendo que nada le gustaría más que volver a participar en esta carrera. «La primera edición ha sido muy guay y es una carrera para luchadoras. Pensaba que iba a sufrir más».

«Intento dar lo mejor de mí y estar en las mejores condiciones. En cada pavé tenía los pelos de punta por saber dónde estaba. Sufría y tenía mucho dolor en los brazos y en las manos, pero casi se me caían las lágrimas por poder vivir este momento», ha concluido.

Subir