La Rioja

Las farmacias riojanas incluirán en sus tiques los teléfonos de atención por violencia de género

Las 156 farmacias y 44 botiquines que hay en La Rioja podrán difundir el teléfono 016 de atención a las víctimas de violencia de género en sus tiques de compra, así como distribuir las campañas de sensibilización y prevención impulsadas por la Delegación del Gobierno en esta materia.

De esta forma lo ha afirmado este miércoles la delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, en un encuentro informativo posterior a reunirse con el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de La Rioja, Mario Domínguez. Marrodán ha explicado que en esta reunión han abordado el nuevo convenio que firmaron, el pasado 15 de julio, el Ministerio de Igualdad y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos para el desarrollo de actuaciones de información, prevención y sensibilización en materia de violencia contra la mujer.

En este nuevo acuerdo, el Colegio General de Colegios Farmacéuticos se compromete a “difundir y distribuir las campañas de sensibilización y prevención impulsadas por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género”, ha indicado.

Además, este órgano colegial deberá promover la inclusión del teléfono 016 en los tiques de compra de las farmacias y facilitar la organización de sesiones informativas en los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, entre otras acciones.

La delegada ha agradecido a las farmacias riojanas su participación en los últimos años en distintas actuaciones para erradicar la violencia machista, como la campaña de sensibilización social ‘No caminas sola’. Una iniciativa que pretende reforzar la seguridad de las mujeres que emprenden la Ruta Jacobea y cuenta con la colaboración de las farmacias riojanas, donde se han repartido dípticos y colocado carteles con un código QR que enlaza a los teléfonos de atención a las mujeres (016, 062 y 091) y a los recursos más cercanos.

Asimismo, ha resaltado que, durante la pandemia del COVID-19, “las farmacias y todo su personal han demostrado ser un servicio esencial y accesible para todas las mujeres, incluso para aquellas en situación de riesgo o de peligro para su integridad física, psicológica y/o sexual, tanto en su entorno familiar más cercano como en la calle”.

Con esta iniciativa, ha remarcado, «las farmacias se convierten en un canal de comunicación directo para informar de las primeras señales de maltrato, detectar a posibles víctimas e incentivarlas para dar el paso de denunciar».

Por su parte, Domínguez ha puesto en valor “la accesibilidad y capilaridad de las oficinas de farmacia en pueblos, ciudades y barrios”, al tiempo que ha mostrado «la total disposición de la farmacia a participar y colaborar en todo aquello que esté orientado a combatir un problema en el que toda la sociedad debe aportar un granito de arena”.

Subir