Sucesos

Apagón en el centro de Logroño: un «fuerte petardazo» y comida a oscuras

Los vecinos del casco antiguo de Logroño se han topado este martes con una desagradable sorpresa a primera hora de la tarde. Por más que insistieran con los interruptores, la luz brillaba por su ausencia. Un apagón eléctrico tenía la culpa.

La incidencia ha tenido su origen en una obra en el cruce de las calles Portales y Sagasta. Los operarios se encontraban picando el suelo con una máquina cuando se ha ido la luz. Varios testigos presenciales han escuchado un «fuerte petardazo» y una «gran humareda» en la citada esquina, donde por suerte no ha habido que lamentar heridos.

«Se ha ido la luz, he salido a decirles a los obreros que pararan porque he pensado que habrían picado algún cable y a los veinte segundos ha pegado el reventón», ha relatado el responsable de un establecimiento de la calle Portales. A pesar de las molestias, el suministro ha quedado restablecido alrededor de las 16,40 horas y no ha habido que lamentar daños personales.

Según han detallado varios vecinos de la zona, el entorno de calle Portales se ha quedado completamente a oscuras, tanto en los domicilios como en los restaurantes, que han tenido que cambiar el paso y prescindir de todo aparato eléctrico para la elaboración de alimentos: ni microondas, ni hornos, ni vitrocerámicas.

Cocina a la brasa en la Platería de Portales.

«Estamos practicando la cocina a ciegas, porque estamos con las linternas de los móviles y sin campana extractora de humos hasta que vuelva la luz», explican desde La Cocina de Ramón, donde bromean con que «seguramente el corte se deba a que pagamos poco por la luz; deberían subir un poco más la factura».

El equipo de La Cocina de Ramón, resignado a oscuras.

A falta de iluminación artificial, la clientela se ha divivido entre quienes han preferido por comer en las terrazas y aquellos que han optado por una versión más ‘romántica’ y han comido a la luz de las velas.

Almuerzo a la luz de las velas en el Café Moderno.

Portales no ha sido la única zona afectada por el corte de luz, ya que otras zonas como la calle Laurel, San Agustín o la calle Mayor tampoco se han librado del apagón. Los comerciantes y hosteleros de la zona lamentan el «oportunismo» de la incidencia y confían en que pueda resolverse lo antes posible.

Subir