La Rioja

Vuelta al cole: “Éramos los padres los que teníamos más ganas de que llegara este día»

La vuelta al colegio siempre es un día marcado en el calendario de madres, padres, profesores y niños. A primera hora de este lunes los nervios se palpaban por las calles de Logroño: los niños regresaban a las aulas, las batas y las mochilas volvían a ser protagonistas. En las puertas de los colegios se podían ver algunas lágrimas, pero no solo de los más pequeños, a algunos familiares también se les escapaban cuando se despedían por primera vez de sus retoños.

Tras una mañana de reencuentros las caras cambian cuando toca volver a casa. Los niños salen felices en busca de sus padres. Pero poner fin a las vacaciones no siempre es fácil, y así lo expresaba Marisa Gutiérrez mientras esperaba junto a su amiga Ana Alfaro, a la salida de sus hijas en la puerta del colegio Bretón de Los Herreros. “La verdad es que esto de la vuelta a la rutina me da un poco de pereza. Aunque luego una vez estamos metidos en ella es genial, pero al principio cuesta”.

A la comodidad del verano a esta madre se le han juntado los nervios por el cambio de ciclo de sus hijos. “La niña empieza tercero de primaria. El niño ha pasado al instituto y estos cambios también me daban pereza”.

Pero no todos los padres estaban reacios a la vuelta a las aulas. Ana, mientras recogía a sus dos hijas y a su pequeño que empezaba este año el colegio, aseguraba que “éramos los padres los que teníamos más ganas de que llegara este día. Al principio tenía ganas de verano, pero luego estamos dos semanas de locura y ya se quitan enseguida. Necesitaba un poco de normalidad”.

Algunos alumnos también tenían ganas de regresar a esa rutina, así lo revelaba Cristina: “Los niños tienen ganas de volver. Ellos ya se han acostumbrado a convivir con esta situación. Esperamos que sea un año más tranquilo, aunque los pobres son los únicos que no están vacunados”.

Después de convivir un curso con el COVID-19, la mayoría de padres están preparados. “Miedo no tenemos. Estamos ya acostumbrados del año pasado y sabemos cómo está la situación”, explicaba Elena. Esta madre es el segundo año que espera la salida de su pequeño, por lo que valora las medidas del colegio como buenas. “Quizás este año estén un poco más permisivas, pero esperamos que todo vaya igual de bien”.

Conocer la situación ayuda a las familias a estar más relajadas. “El año pasado terminamos bastante bien el curso. Posiblemente mejor de lo que esperábamos y eso nos da tranquilidad para afrontar el curso”, indicaba Beatriz mientras esperaba junto a su marido la salida de su hijo.

Esa calma se la dan los protocolos que llevan cumpliendo a rajatabla durante este tiempo y que son “bastante adecuados. Los niños además son un ejemplo a seguir porque no se quitan la mascarilla para absolutamente nada, están incluso más concienciados que los padres”.

Y la vuelta al cole también significa el regreso de las extraescolares. “El año pasado la niña no hizo nada y el niño a mitad de curso se incorporó al fútbol. Pero la intención que tenemos es que este año las inicien desde octubre para volver poco a poco a la normalidad que había previa a la pandemia”, indicaba Marisa.

Las ganas y la esperanza en gran parte las traen la llegada de los Juegos Deportivos. “Nos parece que por un lado se tiene como un elemento esencial el fomento del deporte entre los más pequeños. Pero por otro lado, contradictoriamente, con el COVID se ha frenado muchísimo. Espero y confío que, por lo menos, aquellos juegos que se puedan desarrollar al aire libre se retomen para que todos los padres volvamos a poder disfrutar del deporte con los peques”, señalaba Beatriz.

Subir