La Rioja

Batas y uniformes para un regreso a las aulas «más tranquilo»

El inicio del nuevo curso escolar ha comenzado su cuenta atrás. Durante el verano los padres más previsores han ido probando las faldas, pantalones, jerséis y ropa deportiva que tenían guardados en los armarios de sus hijos para saber si podían reciclar alguna prenda del pasado curso. ¿El motivo? Saber que nuevos modelos tienen que adquirir.

Nacho Burgos, de La Abundancia, asegura que la vuelta al cole respecto a la compra de batas y uniformes está yendo como todos los años. «No hemos notado grandes cambios. Es cierto que este año está siendo más tranquilo que el pasado año en el cual había más incertidumbre».

La incertidumbre que existía en septiembre de 2020 respecto al inicio del curso, el tiempo que iban a durar las clases abiertas, o el miedo a las aglomeraciones eran aspectos que les hacía estar a los padres más nerviosos. «Pero este año se les nota a los padres más tranquilos», señala Alba BP, de Pascal Minniti Boutique.

«Lo que sí notamos el año pasado es que si normalmente los padres estaban acostumbrados a comprar tarde, fueron de compras a ‘ultimísima hora’. Esperaron hasta el último momento para ver lo que sucedía y luego vinieron los problemas. Pero este año ya se ha vuelto a la normalidad», explican desde La Abundancia.

Normalidad que se refleja en dejar las compras para la semana anterior al inicio del curso, lo está haciendo que se creen aglomeraciones de padres acudiendo a las tiendas. «Además muchos se encuentran con el problema de no encontrar tallas y se están volviendo locos. Dentro de lo malo lo estamos llevando bien y ellos están medianamente tranquilos, aunque se nota agobio», apunta Alba.

Los padres retoman rutinas porque poco a poco la situación lo permite. «Se pueden probar los uniformes porque luego se desinfectan», explican en Pascal Minniti Boutique. Pero como antes de la pandemia, encontramos personas de todo tipo. «Hay padres que vienen con los niños para probarles sobre todo los pantalones y las faldas. Y otros que prefieren venir solos con las tallas apuntadas y se llevan la ropa a casa».

La existencia de plataformas ‘online’ que venden los uniformes de segunda mano «no lo hemos notado. Lo que siempre se ha hecho es heredar la ropa de los hermanos o vecinos. Reciclar ropa es algo habitual pero quienes llegan nuevos al cole prefieren estrenar», puntualiza Burgos.

Pero la vuelta al cole para los niños que no llevan uniforme también supone grandes dilemas para los padres. Sara, de Petits, afirma que los padres «vienen a comprar ropa cómoda». Mallas, chándal y algodón siempre es lo más demandado, porque la vuelta al cole va relacionada con comodidad, «ahora más que nunca por la situación que vivimos».

Cuando las alarmas han sonado con el inicio de la cuenta atrás para el regreso a las aulas muchas familias se han lanzado a las calles para comprar lo necesario. «Otros años han aprovechado sus vacaciones para comprar la ropa de la vuelta al cole, pero este año he notado que han apurado al final», indican desde Petits.

Bajo el punto de vista de Sara, esto se debe a que los riojanos han disfrutado más del verano. «Ahora cuando vuelva la gente a la normalidad no sé qué pasará. Pero creo que se ha apurado a tope el tiempo libre, se ha estado disfrutando del ocio».

Subir