Deportes

La UD Logroñés vence al Racing y sueña alto en el regreso de la afición a Las Gaunas

El once inicial del encuentro | Foto: UD Logroñés

La UD Logroñés ha ganado al Racing en Las Gaunas (1-0), en el regreso de la afición blanquirroja 545 días después. 4.763 aficionados (300 cántabros) han presenciado la primera victoria de la temporada para los riojanos, gracias al gol de Iker Guarrotxena. Buenas sensaciones de un equipo que sufrió en Calahorra y que aspira a retornar a Segunda División al final de esta temporada. Tumbar y contener a un rival así es dar un gran golpe sobre la mesa.

Después de casi año y medio, las gradas se han vuelto a llenar de júbilo, de felicidad; de ganas de animar al equipo de su tierra. Diecisiete meses y veinticuatro días son demasiados, especialmente cuando no has podido disfrutar de la primera temporada en el fútbol profesional de la historia del club. Tras tanto sufrimiento, tocaba volver a disfrutar del deporte rey. El Logroñés se presentaba en sociedad ante un auténtico ‘coco’ de la categoría. No quería decepcionar y desde luego, no lo ha hecho.

La afición ha vuelto a ver un partido de la UD Logroñés 545 días después | Foto: UD Logroñés

Contagiados por la fiesta del Municipal, los pupilos de Mere Hermoso han saltado a por su rival. Pisando área con solvencia, los riojanos han probado a Lucas Pérez con sendos disparos de Rueda y David Ramos e internadas constantes de Dubasin. El catalán se ha ganado al público desde el principio, con descaro y verticalidad. Suya ha sido la asistencia del primer tanto, tras un fabuloso recorte sobre la línea de fondo y su posterior centro ‘caramelo’ para que Guarrotxena hiciera el primer tanto e inaugurara la cuenta blanquirroja de la temporada.

Éxtasis, jolgorio, algarabía en unas gradas pobladas por miles y miles de gargantas blanquirrojas. Quizá era el momento más dubitativo del primer tiempo, con el Racing mostrando sus garras. Poco importa, porque el fútbol son sensaciones y momentos. E instantes como ese lo cambian todo. Una parroquia entregada, un ambiente de superior categoría y un balón besando las mallas. No se podía pedir más.

Panorámica del encuentro en Las Gaunas | Foto: UD Logroñés

El Racing estaba obligado a irse al ataque, con Álvaro Bustos, Omoigui y Soko como hombres más destacados en ataque. Cuando un equipo se lanza arriba, inevitablemente deja espacios atrás. De eso se ha encargado Duba, con una carrera directa hacia la meta rival y un disparo alto. En el otro área, Serantes se ha lucido con un auténtico paradón a Soko. Solidez atrás y efectividad ante el rival, los ingredientes del éxito. Eso sí, el sufrimiento se da por descontado. Y quien más aguante, soñará en plata.

Resistir era la tarea de los riojanos, en una auténtica batalla física jugada a ritmos nada habituales a estas alturas de la temporada. Agazapada atrás, la UD Logroñés ha conseguido mantener el orden y no sufrir demasiado. Hermoso ha jugado su baza: retrasar al máximo posible los cambios para interrumpir el juego en el tramo final. Dani Pinillos ha sido el primer refresco, a diez minutos para el final. Todavía un auténtico mundo para la conclusión.

El técnico ha sacado a Ousama para aprovechar el espacio y le ha salido bien. El marroquí ha robado en el centro del campo y dejado a Andoni López ante el portero. Generoso, el vasco ha dado el último pase a Guarrotxena en una contra de libro. Logroño ya cantaba el gol, pero el ’10’ la ha mandado al palo.  Tablilla al aire y ocho minutos de añadido. Agonía para un equipo al límite de sus fuerzas.

Tanto esfuerzo ha merecido la pena y la UD Logroñés se eleva hasta los cuatro puntos. La próxima semana visitará al Zamora (sábado 21:00) para seguir sumando y postularse como el ‘gallo’ del grupo. El primer paso está dado.

Subir