La Rioja

Faulín: «En la perrera se llegaban a sacrificar 30 animales por semana»

La adopción de animales vive sus mejores años y eso es visible teniendo en cuenta que en la actualidad Logroño tiene mayor número de perros que de niños entre su población. Las asociaciones que realizan estos procesos han vivido épocas muy duras en las que atender las llamadas por abandono de mascotas les era prácticamente imposible ya que no daban a basto. Hoy en día las dinámicas han cambiado ya que, como ha contado la presidenta de la Asociación Protectora de Animales de La Rioja, Carmen Faulín, «la situación actual va progresivamente mejor».

El pasado año dieron en adopción aproximadamente 400 animales, de los cuales 260 eran perros y 160 gatos, y este año esperan que los números sean parecidos. «Nada tiene que ver con los años que hemos vivido donde el abandono y el sacrificio era masivo. En la perrera se llegaban a sacrificar 30 animales por semana», ha asegurado Faulín.

Uno de los motivos de este cambio ha sido la Ley de Protección Animal que se aprueba en La Rioja hace más de dos años. Para la presidenta de la Asociación Protectora de Animales de la Rioja, las medidas que marca la ley, en la que se controla más a los propietarios y las instalaciones donde se tiene a los animales, «hacen entre otras cosas que poco a poco el número de animales abandonados y sacrificados se vea reducido. Aunque todavía costará que llegue a controlarse del todo».

«Que la población tenga mayor número de perros adoptados va a hacer que los ciudadanos muevan a que los políticos legislen cada vez más a favor de los animales. Porque al final es la sociedad la que empuja a nuestras administraciones y nuestros poderes a que sea así. Vamos en el camino, queda mucho por hacer, pero vamos en el camino».

La concienciación de la ciudadanía respecto a la adopción cada vez es mayor. Un mayor número de población se anima a adoptar antes que a comprar sus mascotas «pero todavía queda camino porque aún hay gente que quiere determinada raza de perro y no quiere otra y opta por la compra», ha afirmado Faulín. Entre los cambios han notado que a los adoptantes en la actualidad no les importa acoger animales de una edad mayor o con una enfermedad crónica, algo que antes no pasaba. «Nos da una alegría ver que no hay tantas pegas a la hora de adoptar, que realmente quieren ayudar a ese animal».

En la lista de espera que suelen tener para adoptar la mayor demanda es del perro de perfil pequeño para casa. «Estos son los que más demandan. Hay menos de ese tipo de animal. Sí que es cierto que los grandes, los potencialmente peligrosos o los mastines cuesta más que salgan».

La devolución de mascotas no es algo que estén notando aunque saben que en otros lugares esto si que puede estar ocurriendo. «Quizá la gente cuando estaba en casa y tenía poco que hacer confinados y ahora en vacaciones molesta, porque quizás dejarlo en guarderías es mucho dinero. Pero es obvio que si tu lo has acogido con responsabilidad y forma parte de tu familia te quedas sin vacaciones o las amoldas a unas en las que te las puedas llevar y ya está».

Para que esto no ocurra en la asociación controlan a quienes quieren adoptar, «les realizamos una pequeña entrevista, conocemos a la persona y buscamos que tenga claro que si ese animal va a vivir x años tenga claro que va formar parte de su familia hasta el último día. Está claro que a veces sale mal pero en líneas generales no es el caso», ha aseverado Faulín.

Es cierto que queda mucho trabajo por hacer, y Faulín lo tiene claro: «Hay que seguir trabajando, a parte del abandono y de que no se sacrifiquen animales, esta la tenencia de animales ya que hay algunos viven en condiciones absolutamente infrahumanas. Tenemos que llegar a controlar todo esto».

Subir