El Rioja

De terrazas por el Barrio de la Estación: “Enoturismo seguro y práctico”

Es el enclave con mayor tradición vinícola en toda la DOCa Rioja. A sus espaldas, historia, prestigio y valor que se sustentan bajo seis pilares con nombres y apellidos. El reloj del Barrio de la Estación de Haro marca dos años de retraso respecto al gran evento de la Cata que cada edición bate récords, pero espera regresar en 2022 con más fuerza que nunca. Mientras tanto, la amplia oferta creada frente a la pandemia no deja indiferente a ningún visitante.

Desde la Asociación que promueve el desarrollo turístico de las bodegas miembro (La Rioja Alta S.A., Roda, Muga, Bilbaínas, CVNE y Gómez Cruzado), su presidenta María Urrutia recalca el “privilegio” de este lugar, donde en un corto paseo puedes recorrer los diferentes bares de vino del Barrio de la Estación: “No habrá ni 800 metros en línea recta entre las dos calles que unen las bodegas, por eso es una opción ideal para desplazarte cómodamente y degustar variedad. Un enoturismo seguro a la vez que práctico”.

Unos bares que se han adaptado a los nuevos tiempos COVID con amplias terrazas y jardines para degustar de otro atractivo dentro del mundo del vino. Un recorrido por la oferta vinícola pero también gastronómica de cada bodega. “¿Qué mejor plan que irte de bares de vinos en el Barrio de la Estación?”.

“La infinidad de posibilidades para disfrutar de la diversidad del Barrio es lo que lo hace tan atractivo, ya que puedes visitar una de las bodegas y tomarte unos vinos en unos bares diferentes para abarcar una visita más amplia en apenas a escasos metros de distancia”, destaca la presidenta de la Asociación.

Espacios abiertos, degustaciones al aire libre, recorridos saludables, enoturismo de calidad, atención personalizada, grupos reducidos… Unos conceptos que se han unido al eje principal de la actividad promocional de las bodegas bajo el lema ‘Ven al Barrio, un espacio seguro donde disfrutar del buen tiempo, las terrazas y los espacios exteriores’ y que preteden consolidarse como una apuesta más de la estrategia enoturística de cada firma.

“La oferta se ha ampliado y adaptado a las circunstancias, pero se va a reforzar con el tiempo porque está dejando muy buenas sensaciones entre el público, con una gran aceptación. Aunque la visión ha sido prudente, sin romper directamente con las reducciones de aforos, la actividad enoturística se ha mantenido”, apunta Urrutia.

Subir