Crisis del Coronavirus

«Civismo y responsabilidad» para frenar la alta incidencia del virus en La Rioja

El Colegio Oficial de Enfermería de La Rioja ha apelado este lunes al civismo, a la responsabilidad personal y a la solidaridad ente la nueva alta incidencia del COVID-19 registrada en la comunidad. Ha expresado así su preocupación por las concentraciones de personas no convivientes sin respetar la distancia de seguridad y sin mascarillas, aunque sean en un parque, en la calle o en una terraza.

Además, el colegio también se ha referido a los bulos, miedos o informaciones sesgadas que surgen respecto a las vacunas y que pueden desanimar a muchas personas a acudir a su centro de vacunación. «La combinación de ambos escenarios podría retrasar la salida de España de la mayor emergencia sanitaria en décadas, sin olvidar que en La Rioja seguimos, ahora mismo, en el estado 2 del famoso semáforo del Gobierno», ha apuntado.

Respecto a la quinta ola del COVID, el Colegio ha insistido en que «esto no lo puede seguir permitiendo un sistema sanitario actual, que vuelve a estar más que saturado». Por ello, ha pedido hacer uso de la responsabilidad personal, que se basa, principalmente, en cumplir todo aquello que se ha aprendido y que es efectivo 16 meses después contra el coronavirus, «aunque, a veces, nos sintamos confundidos por las decisiones que van tomando los políticos».

«A finales de este mes de julio la situación sanitaria vuelve a ponerse realmente complicada para el sistema sanitario si atendemos a los datos que día a día nos va ofreciendo la Consejería de Salud», ha asegurado, con «una incidencia del virus de manera especial entre la población más joven, todavía no vacunada».

Ello genera una «honda» preocupación al personal de enfermería, que ha recordado que «la pandemia sigue viva, que circulan variantes del coronavirus mucho más contagiosas que las anteriores» y que no se debe bajar la guardia en ningún momento. El Colegio ha recordado que en La Rioja, desde el inicio de la pandemia, han fallecido 779 personas por COVID, «lo que debe hacer reflexionar a todos que el aumento de los casos en esta época estival podría dar lugar a una saturación de los centros de Atención Primaria».

En este sector de la Sanidad, ha precisado, existe un déficit estructural de enfermeras, con una carencia de profesionales para poder prestar una atención adecuada a la población. Sin embargo, «si a esto se le añade las vacaciones de verano, de unas enfermeras exhaustas y que lo han dado todo durante la pandemia, la falta de enfermeras se agudiza, lo que puede dificultar el abordaje de una hipotética nueva avalancha de casos, que los datos, desgraciadamente, apuntan a ello».

Para este colectivo, «ser responsable es tener la mirada fija puesta en el coronavirus y tratar, desde la perspectiva de cada uno, cumplir las normativas que nos van marcando los expertos». Por ello, «no es fácilmente comprensible que en el puente de San Bernabé se quedaran sin vacunar 4.000 personas en esta comunidad porque valoraran que era más importante salir de vacaciones que ponerse la vacuna».

Esta actitud, según el Colegio Oficial de Enfermería, se puede repetir en lo que para algunos serán sus semanas de vacaciones, «pero si no estamos vacunados, para algunos se convertirán en viajes a ninguna parte si al final somos atacados por el virus».

Hay que ser conscientes de que «la vacuna no es infalible y tanto la inmunidad como el contagio ni siquiera se consiguen aunque nos hayan puesto las dos dosis de la vacuna». A ello ha sumado la importancia de aportar a los rastreadores los contactos de las personas y ha considerado que este servicio funciona «a la perfección» en La Rioja.

Subir