La Rioja Alimenta

Nuria Bazo: «La Rioja tiene potencial para acoger más marcas de calidad»

La Rioja pondrá en marcha una plataforma que aglutine su excelencia agroalimentaria

Nuria Bazo, directora general de Desarrollo Rural y Reto Demográfico

La Rioja, región agraria por excelencia, aborda una nueva dimensión para incorporar dos elementos más a la columna vertebral del impulso y el amparo del producto riojano: sus productores y sus territorios. Los nuevos pasos que se están articulando desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural y Reto Demográfico, van a dar una vuelta de tuerca a la actividad promocional de todo el entramado agroalimentario que rodea a la región. Desde las raíces, desde las pequeñas ideas, desde la colectividad. Y desde el Mercado del Corregidor, donde Nuria Bazo, responsable del departamento, se acerca para dar las claves.

– ¿Qué necesidades tiene este sector en materia de promoción?

– Somos una región en la que si algo hay que abanderar es la producción agroalimentaria. Pero hay que reformular varias cosas. La estrategia de promocion agroalimentaria ha surgido en un momento de pandemia y toca hacer varias lecturas. Ha quedado más que evidente la importancia de los alimentos en situaciones difíciles pero el mimbre de esta estrategia pasa por poner en valor, además del producto, a sus productores y al territorio donde se produce.

– ¿Cree que falta reconocimiento hacia los productores primarios riojanos?

– Creo que estos profesionales sí son reconocidos, pero es el momento de apostar por algo más y abordar un nuevo escenario que pasa porque el quién y el dónde adquieran más protagonismo. Una forma, además, de incorporar valor a la cadena alimentaria y conseguir que esto sea motivo de movilidad y acercamiento al territorio para que el valor del producto se quede en el entorno y sea el consumidor quien se desplace. También hay que apostar más por el relevo generacional de las explotaciones agrarias, así como por la incorporación de la mujer al sector.

– ¿Cómo se adapta el consumidor a estas tendencias?

– La tipología del consumidor ha cambiado mucho en los últimos años y cada vez muestra más interés por el tipo de alimento que ingiere, si es saludable y si se produce de forma sostenible. Además, quiere saber quién está detrás de este alimento. Es verdad que una marca de calidad garantiza una excelencia de lo que estás comiendo, pero queremos ir más allá, ahondar en la historia que hay detrás de este producto porque no es lo mismo un queso que sale de las cabras que pastan en la sierra que de una explotación en intensivo.

– ¿Y qué actuaciones tienen planeadas para aunar estos tres pilares, producto, productor y territorio?

– Vamos a apostar por todo lo que tenga que ver con los mercados de proximidad y se van a articular fórmulas de laboratorios de innovación abierta para proyectos de innovación agroalimentaria que serán bancos de pruebas reales en un entorno de experimentación abierta, donde los usuarios y productores se implican en la co-creación. Queremos trabajar, asimismo, lo relacionado con muestras itinerantes y situar a la gastronomía como eje porque también es clave en esta cadena. Al fin y al cabo, el gastrónomo es el embajador del producto riojano de proximidad y creo que en nuestra región tenemos buenos ejemplos de ello con personas que defienden una vuelta a la esencia y al terruño. Por otro lado, la Consejería de Agricultura está trabajando en una Ley de Agricultura y Ganadería para regular la venta de proximidad y defender la calidad agroalimentaria.

– ¿Alguna idea más concreta que ya tenga fecha de salida?

– Pues sí. Tenemos la necesidad objetiva de adaptarnos a la digitalización, que también existe en la comercialización agroalimentaria. Por eso estamos armando un ‘Market place’ para todas las producciones de excelencia agroalimentaria de esta región que verá la luz durante el último cuatrimestre del año. No solo como herramienta de comercialización, sino también para facilitar el acceso de nuestros productores a esa comercialización online. Será una página web donde los productores se den a conocer en un mismo espacio, colectivamente, y los propios consumidores puedan realizar ahí sus compras.

– Actualmente La Rioja cuenta con once marcas de calidad. ¿Son suficientes?

– Yo creo que hacen falta más porque tenemos potencial para ello y trabajaremos para que así sea. Por ejemplo, se podría incluir alguna verdura como el cardo o la alcachofa. Queremos que todo producto de excelencia agroalimentaria de La Rioja esté dentro de esta estrategia. En primera línea las Denominaciones de Origen, las marcas diferenciadas, pero detrás y de forma paralela, el resto de productos de excelencia agroalimentaria para que juntos vayan sumándose a las marcas que hay o a las nuevas que están por venir. Por eso es tan importante trabajar desde la colectividad, producir desde la colectividad.

– ¿A qué se refieren con este concepto?

– Hasta ahora lo que eran las DOP han sido marcas de calidad, pero ahora creemos que hay que potenciar una dimensión donde la producción sea de forma colectiva, es decir, bajo los mismos criterios culturales y de calidad. Es decir, la importancia de la colectividad también a la hora de alcanzar la excelencia en la calidad agroalimentaria. Es decir, no poner solo el foco en la calidad del producto en sí, sino dar un paso más: que un grupo de productores crean en una misma forma de producir. Eso nos permitirá tener unas marcas de calidad que tengan suficiente masa crítica para poder salir al exterior.

– ¿Qué efectos directos puede tener esta estrategia de cara a fijar población en los entornos rurales?

– Es importante el incentivar las pequeñas producciones locales en los territorios a la vez que se diversifica. Creo, además, que la gente que se vaya incorporando al medio rural no lo va a hacer con proyectos grandes, sino con proyectos pequeños más personales y vitales, que tengan que ver con el sentido que le quieres para tu vida. Es decir, hacer de tu convicción personal tu medio de vida.

La línea de ayudas de proyectos piloto y emblemáticos para la dinamización rural pretende justamente eso: identificar en los territorios esos proyectos que son otra forma de hacer ruralidad, la forma de crear una nueva ruralidad. Identificar para generar productividad en el medio rural riojano y que esto sea ejemplarizante, transferible e imitable.

– ¿Y quién puede acogerse a este tipo de ayudas?

– Es una convocatoria muy abierta a la que se puede presentar prácticamente cualquiera, desde una persona física a una persona jurídica o una social. Lo mismo una asociación que impulsa una actividad cultural que ayuntamientos que habilitan un edificio público para desarrollar, por ejemplo, un espacio de teletrabajo. Veo que estas iniciativas se están moviendo mucho en la sociedad pero no son de una legislatura, sino de mirada larga, aunque hay que ir poniendo ya los mimbres. Lo bueno es que esto ya ha empezado a rodar, con un fuerte impulso por la pandemia, y tendrá que seguir rodando.

Subir