El Rioja

Bodegas Tarón, el patrimonio histórico y natural de un territorio privilegiado

En torno a Cuzcurrita del Río Tirón, Tirgo, Sajazarra y Villaseca armonizan patrimonio histórico y natural. El paisaje anima a perderse entre un mar de viñas a los pies de los Montes Obarenes sin olvidarse de recorrer los municipios que lo conforman. Todo esto es el territorio Tarón. Bodegas Tarón, ubicada en Tirgo y con unas 700 hectáreas de viñedo propiedad de más de 200 pequeños viticultores de estos pueblos, quiere mostrar el potencial que se esconde tanto fuera como dentro de sus instalaciones.

Por ello, su oferta enoturística no se centra exclusivamente en la bodega o sus viñedos, sino que va más allá. «Queremos mostrar la personalidad de Bodegas Tarón potenciando el territorio, poniendo en valor el trabajo de los viticultores que forman parte de esta familia y dando a conocer el rico patrimonio histórico y artístico que nos rodea, la impronta que la historia le ha marcado», explica el responsable de Enoturismo, Jesús Sánchez-Prieto.

Probablemente ésta sea la zona más fresca de toda la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja y eso, sin lugar a dudas, le aporta un factor diferencial a los vinos que nacen de esas raíces. «Es una viticultura exigente, en el límite septentrional de la Denominación y eso le aporta a nuestras uvas una frescura y un carácter que trasladan a nuestros vinos una enorme personalidad», recalca Sánchez-Prieto.

Pero lo que más sorprende a todo aquel que pone un pie en esta tierra de La Rioja Alta es la abundante muestra de patrimonio histórico y artístico en sus pueblos. Los castillos del siglo XV de Sajazarra y Cuzcurrita del Río Tirón, así como las iglesias románicas de Tirgo, Villaseca y Castilseco, conjugan una oferta turística que se escapa de las clásicas visitas enoturísticas.

«Visitamos un viñedo centenario para que conozcan la personalidad de nuestra viticultura y recorremos estos municipios para mostrarles varios ejemplos del mejor Románico riojano. Catamos nuestros vinos en el mejor espacio posible, en el propio territorio», explica el responsable de Enoturismo.

Una visita completa que se prolonga durante unas tres horas, aunque siempre existe la opción de enfocarla solo a la bodega o al viñedo. Una actividad dirigida a personas interesadas en profundizar en la cultura del vino y en conocer el rico legado histórico de este entorno. Siempre bajo las medidas actuales de seguridad sanitarias establecidas, la actividad de ocio continúa en Bodegas Tarón a ritmo de arte, historia y viñedo para empaparse de una Rioja más completa.

Subir