La Rioja

Micaela Pérez: «Los archivos son memoria y son historia»

La directora del Archivo Principal de La Rioja, Micaela Pérez, ha recibido el Galardón de las Artes y de la Cultura

Micaela Pérez, directora del Archivo Principal de La Rioja, ha recibido este lunes el Galardón de las Artes y de la Cultura. Tras más de 34 años en el oficio, se ha reconocido su labor como archivista en La Rioja. Con ella, un total de diecinueve personalidades riojanas han recibido el máximo reconocimiento artístico que otorga la comunidad a lo largo de la historia.

– ¿Qué supone para usted recibir un premio como es el Galardón de las Artes y de la Cultura?

– El premio, en realidad, es la compensación a una labor hecha durante más de 34 años. Considero que no lo merezco realmente. Si lo merezco es por la continuidad y la tenacidad en mi trabajo, por eso estoy muy agradecida de ello. Creo que no es común valorar el patrimonio documental como un integrado en el patrimonio histórico. Solo se suele hablar de la parte artística, arquitectónica, y se olvidan siempre de los documentos que el pasado nos ha dejado. Creo que es un premio a una labor continuada que he tenido la suerte de realizar a favor del patrimonio documental de La Rioja.

– Ha sido la primera mujer en recibir este galardón en 23 años, ¿cómo se lo ha tomado?

– Estoy segura de que hay riojanas tan capaces y merecedoras de ello, aunque yo he tenido la suerte de recibirlo, pero se ha tardado. No quiero decir que ha llegado el momento de las mujeres, porque no es esa la razón, pero puede que yo haya empezado el camino y espero que muchas más mujeres lo reciban. No creo que deba ser noticia el hecho de que una mujer reciba este premio. Al final, el archivo se ha considerado un baúl de los recuerdos de la gente extraña que sabe leer documentos y manuscritos. Los archivos están más vivos de lo que a veces creemos. Este premio sirve para que los riojanos sepan que existe un archivo histórico en La Rioja. Nos tienen que conocer mejor los riojanos, como un servicio público.

– Ha dicho que no quiere que sea noticia que una mujer reciba este premio, ¿pero se considera una referente para las generaciones futuras?

– Sí que me considero en parte una referente para quienes me preceden, pero voy a ser muy justa. Yo he aprendido de otras muchas archiveras, de mis profesoras, mujeres que para mí han sido figuras muy relevantes en la cultura archivística de España y a ellas también se les ha reconocido su trabajo.

– También recibió en 2019 el Premio a la Mujer en el Arte, ¿qué supuso esto para usted?

– El premio a la mujer en el arte de 2019 no me lo esperaba y me extrañó recibirlo, pero lo agradecí mucho. Todos mis amigos y familia se alegraron por ello. Al final, la cultura y el arte van muy de la mano. Acaba siendo muy difícil diferenciarlos aunque yo lo tengo muy seguro, pero aun así las definiciones de estas son muy amplias. El rastro que yo haya dejado en mi vida puede acabar siendo una noticia, pero dejar un rastro es lo que se considera un archivo.

– La labor de una archivista es algo muy poco conocido y reconocido, ¿podría explicar en qué consiste su trabajo?

– Hay una razón de que sea algo poco conocido, pero si no existieran los archivos no avanzaríamos en el conocimiento. Al final, en una última etapa, los archivos son memoria y son historia. Si no tenemos archivos, se nos viene abajo la historia. Es difícil construir una historia sin un archivo. La memoria humana tiene un recorrido corto, se desvanece la memoria de la gente común, por eso queda todo en el archivo.

– ¿Qué significa trabajar dentro de un archivo?

– La sociedad está rodeada de documentos. Hemos pasado de lo material a lo digital, aunque lo digital también es considerado documento. Estamos dejando huellas de lo que hacemos a lo largo de la vida. ¿Qué es lo que hacemos los archiveros? Conservar, reunir y valorar lo que existe. No hay capacidad económica para conservarlo todo. Al final, el propósito de un archivo es no crear lagunas. Hay documentos fundamentales que no pueden desaparecer. Un archivo se acaba completando con otro y ahí se crea el contraste para que se mejore la investigación de los historiadores. Los archivos consiguen echar la vista atrás y poder contar la historia a otras generaciones para hacer una valoración distinta de lo sucedido.

– ¿Esto se ha conseguido en La Rioja?

– Considero que La Rioja ha estado muy de espaldas al patrimonio existente. En otras ciudades hay un archivo documental mucho más rico, por eso hay que conservar lo que está dejando de existir. Hay que tener una conciencia de respeto del pasado, de lo que nos ha precedido. Todo está reflejado en documentos, documentos que reflejan también a las personas. En La Rioja se deberían reconocer testamentos como el del Marqués de Murrieta o del Espartero porque todo eso es patrimonio. Con la digitalización esto se debería dar a conocer.

Subir