La Rioja

Los sindicatos piden negociar los recortes en Urgencias de varias localidades

Los sindicatos UGT y CCOO han mostrado su rechazo total al nuevo modelo de «atención continuada» propuesto por el Gobierno de La Rioja, que supone el cierre de varios servicios de urgencias (Ausejo, Aldeanueva, Rincón de Soto y San Román). «Bien podían haberlo llamado plan de desmantelamiento de la atención continuada», han criticado duramente desde CCOO, exigiendo la urgente convocatoria del Consejo Riojano de Salud para explicar en base a qué estudios y con qué criterios se pretende aplicar este modelo.

UGT Servicios Públicos también ha pedido que se abra un espacio de negociación con objeto de buscar soluciones que no sean tan lesivas tanto para el interés general como para el de las profesionales. Además, este sindicato considera un «contrasentido» que se hable de reforzar la Atención Primaria, cuando la realidad muestra que queda manifiestamente más debilitada.

Sin ser ajena a los graves problemas que ocasiona la falta de profesionales, UGT entiende que las medidas anunciadas van a suponer una precarización sin precedentes que va a afectar de lleno a las personas usuarias del sistema público. «No se puede entender el cierre nocturno del CARPA sin llegar a la conclusión de que la saturación de Urgencias del Hospital San Pedro volverá a niveles insoportables».

«Además, resulta incomprensible que tan solo un médico y un enfermero, pertenecientes al Servicio de Urgencias de Atención Primaria, sean los encargados de atender a lo largo de las 24 horas del fin de semana, y de 15 a 8 horas entre semana todas las llamadas domiciliarias urgentes de Logroño. Esta contingencia contribuirá igualmente a la sobrecarga de trabajo en las Urgencias del Hospital», han añadido.

En Calahorra, han criticado, se va a dar una situación similar en las Urgencias de la Fundación Hospital de Calahorra (FHC), que verá aumentado su nivel de demanda debido al cierre del punto de Atención Continuada del Centro de Salud. «En muchas localidades riojanas como Aldeanueva de Ebro, Rincón de Soto, Ausejo, San Román de Cameros o pueblos del Camero Viejo y la zona de ‘Las siete Villas’, en las que la atención médica a partir de octubre pasa a ser telefónica, se recorta el personal facultativo».

«En definitiva, estas medidas van a terminar afectando negativamente a toda la ciudadanía y van a sobrecargar de trabajo a todos y todas las profesionales ya saturados física y psicológicamente desde que comenzó la pandemia. De este modo, el sindicato no comparte la actitud del Ejecutivo que, en vez de tratar de buscar una solución en consenso con la representación legal de los trabajadores, ha optado, como ya viene siendo habitual, por diseñar una estrategia unilateralmente para luego darla a conocer directamente a los medios de comunicación», han concluido.

Desde CCOO han criticado que «este plan pretende maquillar la realidad asistencial de la Atención Primaria, que es, la falta de profesionales, profesionales que por el trato recibido prefieren irse a otras comunidades, llegando incluso a renunciar a una plaza fija como ha sido el reciente caso de un pediatra, que por no serle concedida una excedencia a optado por dejar su plaza».

«Todo este cambio organizativo y de personal se ha hecho sin contar con los representantes de los trabajadores (Mesa Sectorial) ni con los agentes sociales y ciudadanos (Consejo Riojano de Salud). Ninguna de estas ‘mejoras’ fueron ni siquiera informadas en la mesa sectorial que casualmente se reunió el viernes, parece ser que no convenia informar a los representantes de los trabajadores, esta aplicación de medidas unilaterales nos lleva a afirmar que, en materia de salud, este gobierno, no mejora al de la anterior legislatura», han zanjado.

Subir