La Rioja

FITUR 2021: una Rioja abierta al mundo

Con un 50 por ciento y la mascarilla como denominador común, la Feria Internacional de Turismo FITUR 2021 ha vuelto con más de 44.000 metros cuadrados en los que se respiraba un mismo objetivo: recuperar el sector del turismo tras un año de pandemia.

La Rioja participa con uno de los stands más llamativos donde se conjuga originalidad e innovación. 500 metros cuadrados diseñados por el riojano Domingo García donde una botella de vino de 20 metros de largo por 4,5 de altura elaborada con tiras de madera acoge la información necesaria para que cualquier visitante que llegue hasta él quiera conocer las virtudes de la comunidad: vino, paisaje, cultura, tradición, y carácter, en definitiva, una tierra trabajada por las generaciones que nos precedieron.

Todo ello bajo una notable puesta en escena digital con una gran pantalla de proyección de siete por tres metros que ha permitido reflejar una imagen más actual y ofrecer material audiovisual de manera continua. Herramientas que se han utilizado, además, para presentar la información de manera rápida, optimizada y actualizada.

La Rioja ha llegado a la Feria mostrándose como un destino seguro desde el punto de vista sanitario y con una amplia oferta de ocio al aire libre. Un destino turístico sólido bajo el lema ‘Reserva para volver’ a esas pequeñas cosas que siguen emocionándonos.

Miércoles, jueves y viernes han sido días de apertura solo para visitantes profesionales, contactos de negocio y presentaciones de las diferentes propuestas turísticas de la región, pero con la llegada del fin de semana y la apertura al público en general, el stand se ha transformado.

Con todas las medidas sanitarias pertinentes, se ha convertido en un espacio que, además de información turística, propone actividades para vivir inolvidables experiencias. Un taller de escritura medieval para crear letras al más puro estilo de los monjes que habitaron el Valle de la Lengua en la Edad Media y un escape-room interactivo, ‘Escápate a La Rioja’, en el que los visitantes pueden conseguir estancias para conocer qué experiencias les esperan en La Rioja.

En definitiva, un escaparate más abierto al mundo si cabe donde La Rioja ha dado el pistoletazo de salida a una ansiada recuperación.

Subir