Empresas

La industria riojana urge a un «revulsivo» a través de los Fondos Europeos

El Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de La Rioja (COGITIR) ha presentado este miércoles junto al Colegio de Economistas de La Rioja el Barómetro Industrial del COGITI-Cátedra Internacional COGITI de Ingeniería y Política Industrial (UCAM) edición la Rioja, correspondiente a 2020.

El documento recoge conclusiones como quelos ingenieros riojanos se muestran más negativos que el conjunto de los españoles en cuanto a la situación económica de su empresa y creen que su empresa va a generar menos empleo que la media nacional puesto que consideran que la situación de la industria riojana está peor. En cambio, los ingenieros tienen mejor opinión del comportamiento de las Administraciones que sus compañeros del conjunto del país.

En cuanto al Informe de Perspectiva Económica, la industria riojana representa el 21,11 por ciento del PIB, lo que le sitúa como la segunda comunidad española (por detrás de Navarra) con mayor aportación del sector a la economía regional. Según el informe, la industria riojana viene sostenida por el sector manufacturero, alimentación, bebidas, productos metálicos, calzado y caucho, siguiendo este orden.

El Decano del COGITIR, Jesús Velilla García, ha destacado que «la opinión de los riojanos sobre la Administración regional y nacional es más positiva que la media posiblemente por la cercanía que tenemos en La Rioja con la Administración. Sin embargo, el barómetro muestra mucha preocupación por la industria riojana, que estando en un nivel comparativamente más positivo está disminuyendo su relevancia. Hay pesimismo en el sector y debemos buscar un revulsivo gracias a los fondos europeos para reorientar la actividad económica e impulsarla con renovada energía».

A la vista de estos datos, el Decano del Colegio de Economistas de La Rioja, Ernesto Gómez Tarragona, ha señalado que «si bien en la actualización del análisis de la situación de la industria en España que hemos realizado, utilizando la última serie de datos oficiales disponible –adicional a la encuesta del Barómetro–, aún no se reflejan al cien por cien los efectos del COVID-19. Sí que es cierto que se verán con claridad próximamente, y que su duración y calado dependerán de las medidas que se adopten, teniendo muy en cuenta cómo se utilicen los fondos europeos destinados a ello, si se aprovechan o no para generar economías de escala y con un efecto tractor que financie reformas estructurales y actuaciones pendientes necesarias para la modernización de la industria española, así como de los otros sectores productivos».

«En cuanto antes conozcamos qué proyectos concretos van a poder ser financiados, más rápidamente se podrá actuar para implicar en ellos a las empresas industriales, sobre todo a las pymes; ahí va a estar la clave», ha señalado Gómez Tarragona.

Subir