Crisis del Coronavirus

La segunda dosis de AstraZeneca, suspendida provisionalmente en La Rioja

La vacunación con las dosis de AstraZeneca ha continuado este jueves en el Hospital San Pedro, el Cibir y la Fundación Hospital de Calahorra, donde se pretende inocular dosis a 1.750 personas de entre 60 y 65 años durante esta jornada y mañana.

La administración de la segunda dosis de esta vacuna, sin embargo, se encuentra paralizada hasta conocer las decisiones tomadas por la Interterritorial de Salud, algo que ha generado dudas entre la ciudadanía. Hasta el momento, en La Rioja se han vacunado con AstraZeneca a 18.335 personas, de las cuales 12.179 son menores de 59 años. Pero a la vista está que la campaña de vacunación continúa según lo previsto.

El Ministerio de Sanidad había planteado este miércoles a las comunidades autónomas no utilizar la vacuna de AstraZeneca en la población menor de 60 años. La Consejería de Salud indicó que «el proceso de vacunación continúa según lo previsto, dado que la vacuna de AstraZeneca en nuestra comunidad se está dispensado en la población de entre 60 (nacidos en 1961) y 65 años».

El gerente del SERIS, Alberto Lafuente, ha destacado la «buena planificación» que se está llevando a cabo, apelando a la tranquilidad social: «Es adecuado que la gente pregunte, pero las vacunas son los fármacos más seguros actualmente porque se ponen sobre pacientes sanos. Por lo tanto, podemos estar seguros de que se están haciendo las cosas de forma adecuada y hay que dar tranquilidad y seguridad».

Desde el SERIS, la enfermera Susana Luzuriaga ha recordado que «la vacunación es totalmente voluntaria: la gente viene con ciertas dudas e intentamos tranquilizarles para que se puedan vacunar. La vacunación es totalmente voluntaria y si transmitimos esa tranquilidad para que se puedan vacunar lo habitual es que lo hagan y que estén convencidos de lo que hacen»

Por su parte, el director general de Salud Pública, Consumo y Cuidados, Pello Latasa, ha insistido en que «las vacunas disponible son seguras y eficaces y están sometidas a una vigilancia constante». Ante las dudas de la población, recuerda que «el peor efecto secundario de una vacuna es no ponérsela». El Consejo Interterritorial decidió este miércoles aplicar la vacuna de AstraZeneca en personas de entre 60 y 65 años «con la información disponible y basándose en el principio de precaución».

Latasa asegura que la decisión de suspender «hasta nueva indicación» la segunda dosis de esta vacuna «no afecta a los objetivos de vacunación de antes del verano, ya que estamos acostumbrados a reorganizar la campaña de vacunación en función de la disponibilidad de las vacunas y la complicada logística».

Asimismo, el director general de Salud Pública señala que «el balance riesgo-beneficio de la vacunación es abrumadoramente favorable a la adminsitración de la vacuna, siempre que se haga bajo las recomendaciones y guías de los organismos técnicos». No obstante, no ha querido perder la oportunidad para apelar a la responsabilidad ante la evolución epidemiológica en la región, donde la incidencia acumulada y la presión asistencial no paran de crecer en los últimos días.

Subir