Crisis del Coronavirus

Cuatro municipios de La Rioja Baja concentran el 40 % de casos en la región

La Rioja Baja, como ya pasase en la segunda ola, está siendo especialmente afectada durante los últimos días. El 61,5 % de los casos activos que hay en los municipios de mas de mil habitantes se registran en localidades riojabajeñas, frente al 27,7% de los casos de la capital y el 10,8 % de Rioja Alta.

Cuatro municipios mantienen cifras de incidencia acumulada de más de 250 casos por cada cien mil habitantes, muy por encima de la media riojana (de 123). Son Cervera, Pradejón, Arnedo y Autol. Entre los cuatro suman el 40 % de los casos activos de los municipios de más de mil habitantes en toda la comunidad.

Cervera, sin casi haber tenido casos durante toda la pandemia, registra en estos momentos 23 activos y una incidencia acumulada que sobrepasa los 1.300 casos por cada cien mil habitantes. Su alcaldesa, Estrella Santana, explica que «es un brote puntual que tenemos muy controlado y eso tranquiliza bastante. Todos los casos están ligados a un mismo brote de trazabilidad y eso lo veo como una ventaja», explica. Además reconoce que en el municipio se ha tenido mucho cuidado durante toda la pandemia y por eso no se han registrado demasiados casos: «Ahora nos pilla en una situación diferente, con la población de más de 80 años a la que mañana se le pone la segunda dosis y en un momento en el que sabemos mucho más sobre las medidas que se pueden tomar para atajar el problema», cuenta.

Que Cervera casi no haya tenido casos hasta ahora lo achaca a «las características del municipio (menor densidad de población y mayor dispersión) y  al cuidado de la ciudadanía». Con los días festivos de Semana Santa a la vuelta de la esquina no quiere pasar sin recordar que «más allá de las medidas que tome Salud para estos días ya sabemos cuáles son las medidas más adecuadas y que hay cosas que no por estar permitidas dejan de ser peligrosas para que se den los contagios».

Óscar León, el alcalde de Pradejón, incide en la misma visión del asunto. «No podemos lanzar toda la responsabilidad a las Administraciones, me da igual local que regional o nacional; todos ya sabemos qué cosas podemos hacer y cuáles no, cuáles son de riesgo ante la pandemia y cuáles no». En su municipio ha habido varios picos a lo largo de la pandemia.

Después de varias semanas con cero casos, ahora ha comenzado otra vez a subir el número de activos hasta llegar a los 800 casos por cada cien mil habitantes. Ahora parece que el municipio está en tendencia descendente otra vez, pero el alcalde no quiere que sus vecinos se relajen. «En otras ocasiones sabíamos perfectamente de dónde venían los contagios, los teníamos más acotados pero esta vez no sabemos si ha habido un acto concreto desde el que se hayan propagado porque muchos contagiados no tienen relación entre ellos», explica.

El vigilante de las terrazas

Para evitar que la curva siga ascendiendo, estos días ha firmado un convenio con los bares de la ciudad. «La idea es poner un agente municipal en las terrazas y los bares, sobre todo durante el fin de semana, para que la gente cumpla las medidas y no tengan que ser ellos los que se ‘enfrenten’ a los clientes», explica. El problema está en los ámbitos privados: «Ahí no podemos hacer nada; la gente tiene que entender que si se han puesto unas normas son para que las cumplamos y que estos días es importante juntarse lo menos posible con personas que no sean de nuestro entorno familiar».

También pone ahí el punto de mira Javier García, alcalde de Arnedo. La tercera ola del municipio ha sido casi clavada a la segunda. Cuando todos los municipios tenían incidencias altas, la localidad presentaba registros muy buenos y en el momento en el que los demás empezaron a bajar ellos comenzaron a aumentar sus casos. «Sé que los datos de ahora no son buenos, pero tampoco son demasiado malos teniendo en cuenta lo que hemos vivido en otros momentos», explica.

El Consistorio arnedano ya ha puesto medidas en lo que se refiere a la hostelería:»Vamos a dejar la zona centra totalmente peatonal para que los bares puedan sacar más mesas al exterior y así que no haga falta prácticamente utilizar el interior de los mismos», explica.

Poco más pueden hacer desde la Administración local, que está al tanto de las medidas que mañana pueda tomar el Consejo de Gobierno. Con 59 casos pero en una tendencia descendente que intuye que mañana serán casi una decena de casos menos, y una incidencia de 490 casos por cada cien mil habitantes, el alcalde espera que de tomarse medidas más restrictivas para estos días no sea sólo para algunos municipios.

Subir