Agricultura

Campaña «excelente» para la oliva con DOP: más de tres millones de kilos recogidos

La DOP Aceite de La Rioja ha recogido más de tres millones de kilos

La campaña de la aceituna pone punto final al año del COVID-19 con el cierre del balance después de que la recogida culminase el pasado mes de diciembre. Aunque las previsiones ya auguraban una abundancia de kilos, los datos arrojan un notable aumento de la producción respecto al año anterior. La Denominación de Origen Protegida (DOP) Aceite de La Rioja ha recolectado así 3,3 millones kilos frente a los 2,2 millones de 2019.

Ya a las puertas de cerrar oficialmente la campaña de recolección, Elvira Cantabrana (técnica de la DOP) destacaba el «excelente» estado del fruto gracias a la pluviometría de la primavera ideal para el momento de cuajado y las suaves temperaturas estivales: «Unas circunstancias meteorológicas que dejaron gran cantidad de muestras en el árbol a finales de verano y comienzos del otoño, que fueron engordando en buenas condiciones gracias a la ausencia de plagas».

Aunque se podría haber alcanzando un mayor rendimiento graso si esas lluvias hubieran acompañado en octubre, la calidad se ha mantenido, como cada año, en muy buenos niveles a pesar de las heladas de noviembre. «Además, a mediados de noviembre la oliva experimentó un cambio de tonalidad que no se correspondía con el estado real de maduración de las aceitunas, por lo que los agricultores adelantaron la recolección con el fin de evitar esas heladas que, sobre todo, afectaron a las zonas más bajas», recuerda Elvira.

El resultado fueron unos aceites muy aromáticos, mostrando las peculiaridades en función de su zona de producción y extrayendo así matices más amargos y picante frente a otros más suaves», destacan desde la DOP.

«El hecho de alcanzar año tras año esta gran calidad se debe, entre otras cosas, a que ha sido una cosecha muy buena para el desarrollo del olivo, teniendo en cuenta también que la recolección de la aceituna ha sido temprana, lo cual siempre ayuda a que la calidad del fruto sea mejor y no aparezcan defectos posteriores en el aceite», señala Cantabrana con buenas sensaciones.

El COVID-19 no ha frenado así los buenos resultados de la campaña 2020, aunque sí ha dejado huella en la comercialización del oro líquido riojano. Las nuevas tendencias de mercado se han hecho más evidentes si cabe en un momento en el que canales como el online y la venta de proximidad han mostrado un auge para dar respuesta a las necesidades actuales.

Subir