La Rioja

Tomás Lorente: «Ni en nuestros mejores sueños»

Una temporada inusual. Con las dudas sobre su inicio y con la complejidad de confeccionar una plantilla sin saber si se iba a jugar o no, cómo van a ser los partidos o hasta que punto el poder del público va a entrar en juego en los resultados. Además, una liga diferente. Sólo dieciocho partidos sin posibilidad de una mala racha que lleve todo el trabajo al traste. Con una plantilla renovada a más del noventa por ciento, un entrenador que acababa de coger las riendas del equipo cuando la pandemia hizo que el fútbol también saltase por los aires y con los recursos limitados. «De taquilla prácticamente no se ha sacado ni un euro en esta temporada».

Y a pesar de todo, el Calahorra ha conseguido su objetivo y lo ha hecho dos jornadas antes de que terminase la liga. La temporada que viene será, como mínimo, equipo de la tercera categoría del fútbol español, la conocida como Segunda B PRO -contará con cuarenta clubes en dos grupos-.

Pillamos este domingo al presidente del Calahorra, Tomás Lorente, tomando un café con su directiva a modo de celebración contenida. «En dos mesas separados, cumpliendo las normas», comenta mientras demuestra que la felicidad le corre en este momento por todas las venas de su cuerpo. «Significa mucho un ascenso más para este club en tan pocos años de diferencia. Y un ascenso tan importante como éste a una liga que nos va a traer equipos que nunca habríamos pensado tener en La Planilla».

Lorente no suele pensar muy a largo plazo. Ya está dándole vueltas a los dos partidos que quedan. «Hay que ascender con el mayor número de puntos posibles. Si son 36, mejor que mejor. Así que hay que ganar los partidos que quedan contra el Osasuna y el Tudelano porque ahora vamos a por todas. Si podemos meternos en el playoff de ascenso a Segunda, mejor que mejor», confiesa a pesar de que sabe lo complicado que va a ser.

Ahora no es empezar de cero, cada equipo inicia esta segunda ronda con los puntos con los que ha terminado la primera y se tiene que enfrentar a los tres equipos que vienen del subgrupo A. En principio, el Bilbao Athletic y el Real Unión de Irún. Como tercero está el Amorebieta, pero la tercera plaza en ese grupos está bastante reñida aún.

Los tres primeros de cada grupo en esta segunda fase (hay cinco) y el mejor cuarto de todos los grupos disputarán el playoff de ascenso a Segunda División. Dieciséis equipos en una sede única donde tener que ganar dos eliminatorias, tal y como hiciese el Logroñés el año pasado en La Rosaleda.

A posteriori se atreve a decir que el objetivo está conseguido. «Siempre se nos puso como favoritos y yo no he entendido nunca por qué. Si miramos presupuestos y experiencia estábamos como cuarto o quinto equipo en este grupo, pero el trabajo se ha hecho muy bien a pesar de todas las incertidumbres de este año».

La victoria del Haro le ha dado al Calahorra el pase matemático a la ‘Liga PRO’, pero hay una espinita que se queda clavada. «La pena es vivir todo esto sin que la gente lo pueda disfrutar como se merece», comenta el presidente del club rojillo, quien asegura que esto va por ellos. «No estamos tan felices por el club como por los aficionados, quienes se merecen después de un año sin tener fútbol en condiciones disfrutar de lo que va a llegar la próxima temporada si la pandemia nos deja».

La temporada no ha sido fácil. «Creo personalmente que no tener al público como estaba habitualmente a nosotros nos ha perjudicado. No nos hubiésemos dejado muchos de los puntos de La Planilla. Nuestra gente, nuestros abuelitos en la banda. Todo se echa mucho de menos en estas circunstancias».

Y así, con el buen sabor de boca que deja el trabajo bien hecho, el Calahorra comienza una nueva andadura en una categoría inimaginable hace poco más de tres años. Ahora es momento de disfrutarlo, de seguir creciendo y de soñar con metas que quizás ahora mismo también parezcan inalcanzables. Porque los sueños, a veces, se terminan cumpliendo.

Subir