La Rioja

Un 8-M empañado por el COVID: «Toca darle visibilidad, pero sin manifestación»

A pocos días de celebrar una de las citas que más aglomeraciones sociales genera en todo el año, las principales organizaciones planifican el desarrollo de una jornada marcada por el COVID-19 y sus restricciones. Este año no se verán pancartas moradas, ni lemas reivindicativos ni masas de gente por las principales avenidas. Este el año el 8-M tiene un plan alternativo.

Desde la Plataforma 8 de Marzo, donde se incluyen seis entidades representativas (UGT, CCOO, USO, PSOE, IU y la Federación de Mujeres Riojanas Progresistas de La Rioja), consideran que «no es oportuno manifestarse» ante la situación actual de pandemia. Su portavoz, Ana Santos, remarca el compromiso por celebrar «una concentración puramente simbólica para dejar claro que a pesar de la crisis sanitaria, la lucha de las mujeres continúa».

«No queremos dejar pasar el Día de la Mujer sin darle la visibilidad que merece, pero nos vemos obligadas a mantener un equilibrio entre ser visibles y proteger la salud», aclara. El evento se reducirá a la lectura de un manifiesto por parte de la Plataforma el próximo 8 de marzo a partir de las 19:00 horas en la Concha del Espolón donde se darán a conocer cuáles son las reivindicaciones de este año.

Acto al que solo asistirá una representante de cada una de las entidades colaboradoras, así como de otras instituciones invitadas. «Queremos hacer un llamamiento a la sociedad para pedir que no se aglomere este día en el Espolón porque el evento se podrá seguir a través de las redes sociales y nuestra idea es que la gente pueda manifestarse y hacerse presente a través de ellas».

La evolución de la pandemia en las últimas semanas desencadenó en la toma de esta decisión en la que la posición es clara: «Prudencia». Santos insiste en que «hay otras formas de manifestar las reivindicaciones y hay que adaptarlas al momento». Unas concentraciones, en cambio, que sí se producirán en Madrid tal como animó a secundar esta semana el movimiento feminista Comisión 8-M, y ante lo cual Santos prefiere no entrar a valorar.

Subir