La Rioja

Pleno bronco en Calahorra: con los muertos del COVID-19 a cuestas

El Pleno del Ayuntamiento de Calahorra ha evidencia este lunes la tensión que se ve en la política nacional y en la regional. Incluso en la sociedad en general. Y es que la tensión ha llegado también al ámbito municipal. En este caso, lo ha hecho de la mano de una moción presentada por el PP. En ella, los populares pedían instar al Gobierno de La Rioja a que cualquier decisión que suponga el cierre de cualquier sector vengan avaladas por informes de expertos que puedan justificar empíricamente su aplicación y que se trasladasen en un clima de dialogo a los afectados.

Además de ésta, varias mociones iban encaminadas a pedir ayudas a los sectores más afectados por la pandemia: ayudas directas pedía Ciudadanos, según la caída de la facturación de los establecimientos, y reducción de las tasas e impuestos pidió VOX. Así, la pandemia sobrevoló prácticamente toda la parte propositiva del Pleno. Todas ellas fueron denegadas con los votos en contra de IU y el PSOE.

Se habló de las medidas tomadas en la región, de ayudas de otros municipios, de las medidas tomadas en otros países y hasta del currículum del director general Pello Latasa. Ciudadanos puso de manifiesto la «incongruencia» de algunas medidas y la insuficiencia de las ayudas en la mayoría de los casos. También se habló de populismo, de Pedro Sanchez, de la niñera de Pablo Iglesias e incluso de los altercados tras el encarcelamiento de Pablo Hasél.

El pleno de este lunes parecía más un plató de televisión con los tertulianos de uno y otro lado que un lugar donde se aprueban puntos que afectan a Calahorra. La tensión máxima ocurrió entre los portavoces de PP y PSOE, Luis Martínez Portillo y Esteban Martínez. Los fallecidos por COVID-19 ‘cambiaron’ de un lado al otro de la sala.

El portavoz socialista achacó a los populares haberse pasado la primera ola «jugando con los muertos». «Acusándonos de ocultar el número de muertes y alarmando a la sociedad para ahora olvidarse de que el COVID provoca eso: que haya gente que fallezca», criticó. Portillo tomó entonces la palabra para decirle que su última intervención era «absolutamente repugnante» y «asquerosa». «Decir que nosotros hemos jugado con los muertos es asqueroso porque aquí el único que ha jugado con los muertos ha sido el PSOE en Madrid y en Calahorra», respondió.

La alcaldesa Elisa Garrido interrumpió su intervención para pedirle «decencia» en el discurso. «Sea más comedido en sus palabras y sea contundente en los argumentos». El líder popular finalizó su turno de palabra con una frase demoledora. «Con sus malas políticas, yo creo que tenían que pensarse si están causando más muertes de las que tenían que haber causado. Ustedes sabrán».

La primera edil puso entonces sosiego al momento de más tensión del Pleno, lo que fue agradecido incluso por la concejal del VOX, Maite Arnedo. Lejos estaba ya la aprobación del estudio para colocar contenedores adaptados para las personas con algún tipo de discapacidad o la legitimación del escudo y la bandera calagurritanos. Cosas de los vivos, que los muertos bastante han tenido.

Subir