El Sereno

Entre viandantes y ciclistas, «señales que regulen la convivencia»

Ahora que el término municipal del municipio se ha convertido en el único espacio donde practicar deporte y salir a respirar al aire más puro que se pueda sin el bullicio del centro resulta más común encontrarse con conocidos. Y si ya el astro acompaña, esa soledad entre la naturaleza puede incluso ser difícil de encontrar.

El parque de La Grajera es uno de esos lugares estrella elegido por los logroñeses en tiempos de confinamiento perimetral, aunque a veces esa convivencia entre los intereses de unos y otros puede no ser muy fructífera. Un vecino de Logroño ha mostrado su descontento ante las situaciones de descontrol que se viven en el paseo de alrededor de la pista de golf.

«Un día tuve un pequeño incidente subiendo una cuesta con mi mujer. Nos topamos con un ciclista que casi me mata con la mirada porque iba más o menos por la mitad de la pista. Y ahí es donde me pregunto si es correcto que en un camino en el que la señal más próxima es de 20 km subiendo al golf, un tío pase en una bici de 20 kilos que no se oye, que no lleva timbre, que va a mas de 35 km/hora y con la adrenalina a tope, puede imponer su dictadura frente a gente como yo que vamos sin adrenalina ninguna», señala.

Pero es la única situación similar que ha presenciado: «Tengo bici y que creo que sigue siendo el vehículo del futuro, pero hay que definir las cosas y poner señales para regular la convivencia. Este domingo ha habido de todo. Una familia con dos niños discutiendo con un ciclista cuesta abajo que se cree que los demás tenemos que ir por ese paseo en fila india y con los mismos estándares que si vas por una carretera general. Luego la misma familia en un llano provocando el frenazo del ciclista con vehículo eléctrico porque la familia no iba en fila india. Otro frenazo esta vez por un perro suelto».

Mientras, en otro tramo, un grupo de gente atendía a un ciclista que se había accidentado. «Imagino que iría superadrenalínico y algún niño, algún perro o lo que sea se le ha cruzado, pero al cabo de un rato han pasado una ambulancia y dos coches de policía. Pues eso, que alguien tiene que cortar por lo sano y regular el tema dando prioridad absoluta al peatón y estableciendo y haciendo cumplir una velocidad máxima para las bicicletas. Me imagino que este tema estará más que regulado en otras partes», remarca.

Subir