El Rioja

De cepas viejas y cuevas: Bodegas Lecea firma un nuevo vino de autor

Luis Alberto y Estela Lecea.

En plena campaña de cestos, tijeras y remolques, NueveCuatroUno se acercó a la localidad vitícola de San Asensio para adentrarse en su ‘otra dimensión’, aquella que discurre a catorce metros bajo tierra entre depósitos de hormigón y botelleros y que solo Bodegas Lecea ha sabido apreciar. Ahora, en honor a ese patrimonio arquitectónico subterráneo del siglo XVI, la firma riojana saca a la luz su nueva creación Cuevas de Lecea.

Un proyecto que refleja un vino de ‘terroir’, nacido de esos suelos arcillo calcáreos típicos de esta zona de Rioja Alta, y cuyas raíces se remontan a «esas viñas de los abuelos con más de 45 años». Un vino que desemboca en unos matices elegantes, muy sabrosos y de gran persistencia en boca, de esos que invitan a seguir bebiendo pero con una cierta suavidad que lo alejan de los clásicos. Estela Lecea, quinta generación de la bodega y encargada de la actividad enoturística, remarca este empeño por trasladar un gran valor vitícola en pequeñas dosis.

Tan solo una partida de 2.700 botellas portarán este año la etiqueta Cuevas de Lecea, pero el COVID-19 no ha frenado su afán de seguir aumentando la familia Lecea y llenando huecos en el botellero de muchos hogares. «El vino ya está listo para probarlo después de sus 20 meses en barrica de roble francés y otros doce en botella. No queríamos retrasarlo más porque creemos que se encuentra en su momento óptimo. Además, es una forma de que nuestros clientes vean que seguimos ahí y no perdemos el contacto con ello».

Pero no cualquier año vale para sacar adelante Cuevas de Lecea. Su primera añada fue la de 2017, una lo «suficientemente buena por su bajo rendimiento», y la idea es darle continuidad a este vino pero solo en aquellas añadas muy buenas o excelentes. Los primeros pasos están dados, ahora queda observar la aceptación del público para definir su andadura en la creación de una línea prémium de vinos de autor de escasa producción que ponga en valor el patrimonio.

Tempranillo y mazuelo constituyen este vino de ‘cueva’, uno «muy especial» que surge de cepas con muy poca producción para dar como resultado uvas de una calidad superior elaboradas por separado. «Toda su vida la pasa en los calados subterráneos de la bodega, entre los depósitos de hormigón a una temperatura constante de 13-14 grados y las barricas de madera. Además, cuenta con una larga proyección en botella ya que, aunque esté en su momento óptimo para consumir, se puede guardar otros muchos años y creemos que puede incluso mejorar», resalta Estela con toda confianza.

Esta nueva apuesta de la bodega que porta la etiqueta genérica de Autor para reivindicar ese vino de firmas y que satisface así una «carencia» en la firma familiar que complementa a la gama de vinos clásicos. Una semana después de su lanzamiento al mercado online, el balance no es malo: «El primer fin de semana que salió a la venta tuvo muy buena recepción. Los clientes de siempre ya han mostrado su interés y creo que su acogida va a ser mayor de la esperada también por esa proyección que tienen los vinos de poca producción y muy seleccionados».

Si hay que hablar de la tendencia general, las ventas del vino Lecea han copado el canal online, «fundamental» para la firma, «con gran éxito» debido a la situación de pandemia. La familia destaca fechas como el ‘Black Friday’ o las Navidades, estas últimas con la actividad enoturística abierta a pequeños grupos de fin de semana que asistían curiosos al entresijo de pasadizos que se esconden bajo el barrio de bodegas de San Asensio.

Estela avanza, con tiento y cautela, los otros dos pilares que soportarán este proyecto especial de Bodegas Lecea que se estrena con Cuevas: «Tendrán diferencias tanto en las variedades como en la elaboración, por lo que serán vinos muy especiales pero únicos en sí mismos. Además, los viñedos de lo que procederán tampoco serán los mismo». La segunda botella será un Cuevas de Lecea Selección de Familia, pero la tercera pondrá el broche de oro a la pirámide. Un proyecto «muy personal» cuyos orígenes se asientan al otro lado del charco. «Savia nueva para la bodega».

Subir