ARTÍCULO PATROCINADO

Nuria Bazo: «La crisis del COVID es una oportunidad para el medio rural»

Nuria Bazo: «La crisis del COVID es una oportunidad para el medio rural»

Nuria Bazo, directora general de Desarrollo Rural y Reto Demográfico

El concepto de ‘próxima’ tiene varios ramales que lo convierten en el término ideal para acompañar a una comunidad autónoma que impulsa un proyecto transformador, innovador, transversal, comunitario… Próxima porque refleja unas acciones que se van a implantar de forma inmediata y en las que ya se trabaja; próxima por su cercanía a la población; por ser también un proyecto próximo en el espacio, y puestos a rematar, porque «hace honor a lo que se produce y consume en la proximidad en base a esa idea de hacer un futuro desde y para el propio territorio».

‘La Rioja Próxima’, tal como la define la directora general de Desarrollo Rural y Reto Demográfico, Nuria Bazo, aúna seguridad sanitaria, impulso de la economía y participación comunitaria en una clara apuesta por la corresponsabilidad de los territorios y por situar a los ciudadanos en el centro de la acción pública. Los Comités de Desarrollo y Cuidados Rurales en los que se vertebra se han convertido en observadores de la pandemia a tiempo real, asesores en el territorio y dinamizadores de acciones de sensibilización.

Las campañas agrarias seguras en el valle y el «verano seguro» en la sierra fueron sus primeros pasos, con un resultado «impecable y excepcional». Ahora el foco se centra en consolidar este modelo de participación comunitaria reflejo de una nueva ruralidad, otra forma de creer en el medio rural.

– Un proyecto en pie desde junio pero que ahora adquiere otra denominación. ¿Por qué?

– Surgió de las doce Zonas de Salud Básicas de La Rioja y de los Comités de Cuidados Rurales que se crearon en junio en torno a ellas. Unos Comités que ahora pasan a llamarse Equipos Próximos y que, del mismo modo, se sostienen sobre tres patas fundamentales. Los técnicos como soporte para trabajar en el territorio, con perfiles diversos que van desde sanitarios, hasta trabajadores sociales, maestros o agentes de empleo y dinamización que coordinan e impulsan los equipos; la ciudadanía como representación del tejido social y económico, y, finalmente, las administraciones, donde toman parte los ayuntamientos. El cambio de concepto no es más que una forma de dar respuesta al interés por reconceptualizar el medio rural desde la convicción de que la población y el territorio es lo importante.

– La estrategia que esconde detrás, por tanto, va más allá del reto sanitario en el medio rural. ¿Cuál es el espíritu?

– Es un proyecto que se enmarca dentro del propio camino de la Estrategia de Reto Demográfico, desde la transversalidad, el equilibrio territorial y la cohesión social. Es otra forma de entender La Rioja en su conjunto, desde la sierra al valle. Una forma de creer en el medio rural y dar protagonismo a las gentes que lo habitan con una maquinaria de población equilibrada que se pone a funcionar en y para su territorio. ‘La Rioja Próxima’ es mucho más.

– Lo definen como un plan pionero a nivel nacional donde la opinión del ciudadano es la clave. ¿Qué os trasladan desde el Gobierno central?

– Sin ninguna duda se trata de un proyecto que se puede extrapolar a otros territorios y el Ministerio de Transición Ecológica ya mostró su interés porque modeliza como proyecto piloto que el territorio rural aborde sus propias necesidades de salud en plena época de crisis sanitaria. Yo he trabajado con la metodología LEADER y se trata concretamente de facilitar que los habitantes de un territorio sean los que decidan cuál es el futuro de esta zona rural. Cuando se trata de despoblación no es solo hablar de conectividad, servicios, una legislación más acorde al medio rural, buenas infraestructuras,… también lo es dar voz a la población para crear espacios atractivos para la sociedad. Aquel pueblo con un proyecto de desarrollo, tendrá futuro.

–  ¿Y qué se ha hecho mal para llegar a esta situación de abandono en los pueblos?

– No creo que sea cuestión de que se han hecho mal o bien las cosas. Corresponde a una trayectoria de 60 o 70 años atrás porque ha habido una tendencia histórica a desarrollar la España de interior por polos de desarrollo. Solo hay que ver cómo todas las comunicaciones del país van radiadas a Madrid, y en La Rioja ocurre lo mismo con Logroño. No lo juzgo, pero se apostó por radiar todas las carreteras a núcleos grandes de población y el Valle del Ebro. Las consecuencias de apostar por unos polos y no por otros es la despoblación del medio rural. En su día la sierra le dio mucho al valle, incluida mano de obra, así que ahora trabajamos para que el valle le devuelva algo a la sierra y alcanzar esa equidad territorial.

– ¿Cree que la pandemia ha impulsado ese interés por el medio rural?

– La lectura que se haga después de la pandemia será que una parte de la población no querrá vivir en lugares donde haya mucha densidad de población. Por ello pienso que el medio rural se puede situar ahora en una posición de salida muy interesante para abordar la despoblación. Es el momento de reflexionar y trabajar por su cohesión social, y siento que la crisis del COVID-19 ha generado una oportunidad para este entorno. Por un lado, por la necesaria demanda de la población por vivir en espacios de bajas densidades de población; por otro, la apuesta europea por ser el continente que abandere toda la transición ecológica y verde desde el Pacto Verde Europeo, donde el medio rural tiene un papel importante, y luego finalmente por ese concepto de calidad de vida donde la salud es muy importante. Es el momento del medio rural.

– Llegará un día en el que no haya una situación de crisis sanitaria. ¿Qué pasará entonces con este proyecto?

– Esto es un plan a largo plazo. Mi confianza es que estas herramientas de dinamización social y empoderamiento de la población rural continúen en un futuro. El camino marcado por el Gobierno para sus objetivos de Reto Demográfico y Despoblación ya sitúa a este proyecto de ‘La Rioja Próxima’ como la puesta en marcha perfecta de la Estrategia de Reto Demográfico, con esa mirada de cohesión social, transversalidad y equilibrio territorial, de respeto por la identidad de cada zona. Es un proyecto, como digo yo, de lluvia fina, algo que ha venido para quedarse y que, como tiene vida propia, irá evolucionando y adaptándose a cada momento y circunstancia.

Subir