Crisis del Coronavirus

La ‘no esencialidad’ de la caza enfrenta posturas en La Rioja

Desde este viernes La Rioja aplica el paquete de medidas más restrictivo desde la pasada primavera para contener el avance de una pandemia «fuera de control» en la comunidad. Desde entonces y hasta el 23 de febrero solo pueden desarrollar su actividad aquellas labores ‘esenciales’, entre las que no se encuentra la cinegética.

En la primera oleada de la pandemia ya se estableció una salvedad para que los cazadores pudieran llevar a cabo tareas de control cinegético, si bien esto no se ha producido en la fase actual de la crisis y multitud organizaciones presionan en uno y otro sentido sobre la esencialidad de la caza.

La primera en hacerlo fue ARAG-ASAJA el pasado martes y este viernes la Federación Riojana de Caza se ha pronunciado al respecto. En concreto, exige al Gobierno su ‘esencialidad’, ya que «la suspensión de la misma va a provocar, entre otros, daños irreparables en los cultivos». «Es muy llamativo e induce a pensar que no es casual el hecho de que el Gobierno de La Rioja contradice sus anteriores criterios sobre el carácter esencial de la gestión cinegética y aun más que se trate de la única comunidad autónoma en todo el territorio nacional que impide o prohíbe la actividad cinegética de gestión, sin que exista ningún motivo, explicación o justificación para ello», denuncia la Federación.

No es una petición aislada. La Asociación de Guardas Rurales de La Rioja defiende la esencialidad de la actividad cinegética «por la peculiar forma que se desarrolla en nuestra comunidad y por diferentes motivos». «Es una caza social que se desarrolla en los acotados de caza (deportivos, privados, municipales o intensivos) pagando una pequeña cuota. Esas cuotas se usan para pagar a guardas, técnicos y secretarios, además de para hacer mejoras de hábitat que benefician a todas las especies, cinegéticas o no», subraya.

Comparecencia parlamentaria

El Partido Popular ha solicitado la comparecencia en el Parlamento del consejero de Sostenibilidad, Álex Dorado, para que explique «por qué una actividad al aire libre y que resulta esencial, sobre todo porque sirve para atajar los daños provocados en los cultivos por la fauna cinegética, se prohíbe ahora tras varios meses en los que se ha permitido».

«No es de recibo que después de que el Parlamento de La Rioja aprobase por unanimidad el pasado mes de noviembre la necesidad de considerar imprescindible y esencial el control de especies, permitiendo para ello la movilidad desde municipios confinados, ahora, sin ninguna nueva justificación sanitaria, se impida realizar este necesario control», añaden los populares.

Dorado ha recurrido a las redes sociales para responder al PP, lamentando que «aún no haya entendido la gravedad de la situación y su única aportación sea equiparar la caza con farmacias».

También en clave política, el Partido Riojano ha reclamado al Gobierno un permiso especial para los cazadores, ya que su inactividad «es un error que pueden pagar muchos agricultores y ganaderos de nuestra comunidad, que ya vienen sufriendo daños por la fauna silvestre». Los regionalistas recalcan que «un mes sin permitir cazar puede traer malas consecuencias para la economía de muchas familias en La Rioja, fundamentalmente en el medio rural».

Ciudadanos ha ido más allá y ha considerado la ‘no esencialidad’ de la caza como «un desplante» del Gobierno a todos los agricultores, ganaderos y cazadores».»La Rioja no puede permitirse que no haya un control cinegético y menos durante todo un mes. Es necesario que se vuelva a permitir que cazadores puedan acudir a las batidas para el control para evitar graves daños a los cultivos, evitar accidentes y problemas de salud pública», subrayan los naranjas.

En cambio, no todas las posturas consideran esencial la caza en esta fase de la pandemia. La asociación Amigos de la Tierra celebra que, «a pesar de las presiones de algunos sindicatos agrarios y partidos políticos, el Gobierno ha estado acertado no autorizar la caza dentro de las medidas contempladas para frenar el COVID-19″.

«Resulta sorprendente oír hablar a diversas entidades y partidos políticos de superpoblaciones de los conejos. La caza no es la forma de solucionar desequilibrios en la naturaleza, pues se deben abordar de una forma completamente diferente y pasan por poner fin a la caza de depredadores como el zorro», apunta la organización ecologista.

Subir