Crisis del Coronavirus

Los sanitarios riojanos, al límite: «Es una pesadilla de la que nunca despiertas»

Los sanitarios riojanos, ante la tercera ola: «Es una pesadilla»

‘Las segundas partes nunca fueron buenas, dice la sabiduría popular, pero, desafortunadamente, el COVID va ya por su tercera ola y las comparaciones con la anterior se han quedado cortas. La presidenta Concha Andreu no ha ocultado esta semana que «los niveles de incidencia del coronavirus en la región son dramáticos. Los niveles de ritmo en los contagios son alarmantes. Y los niveles de presión sobre nuestro sistema sanitario son insostenibles».

Y todavía queda más. Aún no hemos alcanzado los peores datos de presión hospitalaria, pese a que ya hemos superado con creces el denominado «riesgo extremo» y los sanitarios, una vez más, se han convertido en los protagonistas de esta crisis que, desde que empezó la pandemia hace ya casi un año, no les ha dado respiro.

Preocupados, cansados, enfadados y desesperados. De esta forma resumen los profesionales de la sanidad riojana su estado físico y mental tras ver cómo ha llegado la tercera ola «sin haber aprendido nada del pasado». La historia se repite, y «la gente sigue sin tener conciencia de la situación». Estos rostros reflejan el desgaste y la impotencia, aunque también un resquicio de esperanza ante el compromiso de los ciudadanos.

Raquel Martínez, D.U.E. Urgencias y transporte sanitario: «Es una pesadilla de la que nunca te despiertas. ¿Cuántas olas seremos capaces de aguantar?».

Raquel Martínez

Carmen Robles, T.C.A.E. Urgencias en la Fundación Hospital de Calahorra: «Vivo día a día consciente de que cada minuto es importante. Intento sonreír con los ojos a las personas que tengo que cuidar, pero a veces lo único que puedo hacer es llorar. Bienaventurados los que saben dar sin recordarlo y recibir sin olvidarlo».

Carmen Robles

Estela, técnica de Laboratorio: «O hacemos las cosas bien, o esto no acabará nunca».

Estela

Lucía, planta de Infecciosas: «Como no nos concienciemos en serio, van a dar con la sanidad y los sanitarios».

Lucía

Ana Delgado, UCI: «Estamos cansados y agotados. Ya no podemos más».

Ana Delgado

Federico Castillo, neurólogo en área COVID: «Estamos viviendo una situación insólita que nos ha puesto al límite sacando nuestras grandezas y nuestras miserias tanto de manera individual como colectiva».

Federico Castillo

Loreto Jiménez, enfermera Hospital de Día quirúrgico FHC: «El 14 de marzo se paralizó mi vida con la infección del COVID. Diez meses después el miedo sigue».

Loreto Jiménez

Sandra Castañeira, enfermera de oncología: «Solos no podemos, ya no aguantamos más. No nos dejes solos. Ayúdanos con tu responsabilidad».

Sandra Castañeira

Maite Segura, Técnico en cuidados auxiliares de enfermería en Urgencias del Hospital de Calahorra: «Me ha tocado vivir lo peor de la pandemia, no solo por mi trabajo sino por la pérdida de mi padre en pleno estado de alarma. Por favor, quédate en casa por ti y por todos. por favor, vacúnate por ti y por todos».

Maite Segura

Jesús Juan Figueroa, médico de Urgencias FHC: «Si la gente comprendiera la magnitud de la pandemia, se cuidaría más y cuidaría más a los suyos».

Jesús Juan Figueroa

Elena Juliac, D.U.E. Servicio Urgencias: «El sentimiento que ahora nos invade es de rabia y abatimiento; no podemos seguir pagando las consecuencias de decisiones mal tomadas. ¿Cuánto tiempo más necesita el Gobierno para anticiparse adecuadamente a la tercera ola? ¿Diez meses han sido insuficientes? Esto es vergonzoso».

Elena Juliac

Marina Aznar, enfermera de UCI Covid: «Estamos sufriendo y mucho; es una coctelera de emociones a punto de rebosar o una goma tan dilatada que faltan días para su ruptura».

Marina Aznar.

Lucía Ibáñez, enfermera de UCI Covid: «Es una situación muy dura pero gracias al equipo tan unido que tenemos seguimos con la misma fuerza que el primer día. Un equipo que siempre nos hace saber que todo va a salir bien y que si no es así van a dejarse el alma por conseguirlo».

Lucía Ibáñez.

Álvaro del Río, enfermero de UCI Covid: «Estamos viviendo nuestra propia ‘cuesta de enero’. Volvemos a una situación muy parecida a la de Marzo, pero arrastrando cansancio, aunque también felicidad de ver cómo nuestro trabajo da resultado y conseguimos sacar adelante a personas que lo han pasado tan tan mal. Eso nos permite seguir luchando contra la pandemia».

Álvaro del Río.

Raquel Llerena, enfermera de UCI Covid: «Recibir llamadas a la unidad diariamente de familiares desesperados es lo que nos destroza psicológicamente. Sería un sueño poder entrar en las habitaciones con la cara descubierta, sin unas gafas de protección que siempre terminan empañadas impidiendo cualquier cruce de miradas».

Raquel Llerena.

Ana Morales

Subir