Educación

Pedro Uruñuela: «En Logroño hay colegios ‘gueto’ y eso no puede ser»

Primera semana de clase después de las vacaciones de Navidad y ya son varias las aulas confinadas en La Rioja. El regalo de Reyes. Y es que «las aulas reflejan lo que ocurre en la sociedad», tal como manifiesta el consejero de Educación, Pedro Uruñuela. Así que, viendo cómo evoluciona la curva de contagios en La Rioja estos días, «es lógico que a los colegios llegue algo».

El último escenario de preocupación se manifestaba este mismo lunes en el Centro de Educación Especial Marqués de Vallejo, ante la localización de positivos entre el personal docente, que ha obligado a realizar un cribado y a determinar su cierre preventivo a la espera de conocer los resultados.

– Con esta tendencia al alza en la evolución epidemiológica, ¿se baraja la opción de regresar a las clases ‘online’ como en marzo?

– No. No sé si desde el Gobierno regional se endurecerán las medidas o no y se llegará a ese confinamiento domiciliario, pero lo que tenemos claro es que en este momento los colegios no se van a cerrar. Sin cambian las cosas, lo valoraremos, pero la curva de contagios en los centros educativos no está siendo igual que en el resto de la sociedad. Aún así los protocolos de actuación frente a la pandemia se van a mantener, teniendo también listas las instrucciones a ejecutar en el caso de que haya que confinarse. Espero y confío que no haya que echar mano de ellas porque, aunque hay aun pequeño repunte de positivos durante estos días, dudo que alcancemos el máximo registrado en octubre, donde se superaron los 300 casos en un día.

– La nueva Ley de Educación entrará en vigor el próximo curso y las quejas por ese cambio continuo de normas en función del partido que gobierne se acrecientan.

– Hay que dejar claro que esta no es la octava ley de Educación como se dice porque tan solo hay dos leyes que hayan cambiado la estructura organizativa y el plan de estudios. El problema es que hay diferencias importantes que impiden llegar a un consenso educativo y sigo pensando que es muy difícil alcanzar ese pacto hasta que no se cambien los planteamientos iniciales y la actitud. En estos momentos hay posturas demasiado radicalizadas en modelos muy diferentes sociedad.

– ¿Qué postura promueve esta ley?

–  La educación no puede ser un instrumento para seleccionar a los mejores, sino uno para desarrollar al máximos las capacidades de todos los alumnos. Ese es el aspecto fundamental que defiende esta nueva ley. Nazcas donde nazcas, como persona debes tener las posibilidades de desarrollarte al máximo. Pero esta idea se contrapone con una postura en Educación que tiene muchos años de existencia y así entran en discusión la función selectiva con la función integradora y equitativa de compensación de las desigualdades.

– Uno de los términos que más polémica ha suscitado es la fijación de los criterios de escolarización.

– El criterio puro de libertad de elección de centro conlleva consecuencias indeseadas porque supone poner un criterio puro de mercado en el ejercicio de un derecho básico y social como es el derecho a la educación. La libertad de elección de centro, además, no es patrimonio de la derecha como dicen, porque desde el Partido Socialista la hemos defendido abiertamente. Pero, querámoslo o no, esa libre elección está arrojando unos resultados que se pueden analizar viendo cómo en la misma zona puede haber colegios con un 60 por ciento de alumnado inmigrante frente a otros que registran menos de un 5 por ciento. Esto no deja de ser un servicio público y por tanto hay que garantizárselo a toda la población. En Logroño hay colegios ‘gueto’ y eso no puede ser. Queremos que se acepte a todos los alumnos por igual para mantener esa equidad y en lugar de concebirlo como un problema, como hacen algunos, se debe ver como una oportunidad para demostrar que los centros cumplen con un servicio público y esencial.

– ¿Cómo se concretarán esos nuevos criterios?

– Este martes se publica el borrador del Decreto y se abre el periodo de alegaciones que durará doce días hábiles. Con esta nueva resolución desaparece la zona única de Logroño, Villamediana y Lardero y para la capital se proponen cinco zonas de escolarización. También se creará la ventanilla única, es decir, una oficina que gestionará todas las peticiones de escolarización para distribuirlas entre los diferentes colegios. Con ello se corregirá la acumulación de alumnos en determinados centros. En tercer lugar, se introduce el criterio del bombo único con el que se hará una baremación para adjudicar centro en base a los criterios de la LOMLOE (número de hermanos y centro donde estudian, proximidad al domicilio o al lugar de trabajo de los padres, renta familiar,…) . En todo el proceso de escolarización se van a mantener dos plazas para la escolarización de alumnos con necesidades específicas, por ejemplo para aquellos que se incorporan a mitad de curso.

– ¿Y cómo responde la concertada a este cambio de paradigma en el sistema educativo?

– Hay centros y centros. Unos que lo entienden y no tienen ningún problema en llevarlo a acabo y otros que lo ven como una pérdida de un derecho absoluto e inalienable que es la libertad de las familias para elegir centro. Pero en la Constitución no aparece registrado que esa libertad de elección sea un derecho constitucional. Lo que no puede ser es que sean los centros quienes eligen a sus alumnos en lugar de ser las familias, que es lo que está sucediendo en muchos colegios. Lo único que decimos es que si reciben dinero público, deben cumplir con las mismas condiciones que los centros públicos. Sin embargo, nos hemos reunido con muchos de la red concertada y, aunque habrá protestas, creo que predominará la sensatez y se acabará aceptando la normativa.

– El crecimiento demográfico negativo es palpable desde hace años. Ya en País Vasco estiman que en la próxima década las escuelas infantiles contarán con un 20 por ciento menos de alumnos. En esa línea de ruta que están fijando, ¿cómo cree que evolucionará la escuela riojana en los próximos diez años?

– La natalidad está bajando mucho y, aunque no tenemos la cifra exacta, creo que en el caso de La Rioja los números también rondarán ese veinte por ciento de caída. Desde la crisis de 2008 el cambio de tendencia se ha acusado al tiempo que el trabajo también se ha precarizado. Son todo condiciones que hacen que las parejas jóvenes se planteen más formar una familia. Pero ante esta realidad, intentamos transmitir un planteamiento positivo. Es decir, si disminuye el número de alumnos, vamos a aprovecharlo para disminuir las ratios por aula y así poner en marcha metodologías mucho más activas. Los docentes ya nos han transmitido que al haber reducido el número de alumnos por aula este año hay menos problemas de convivencia y disciplina. Se trata de buscar oportunidades de una tendencia que está claro va a seguir al alza. Además, sin esas familias que vienen de fuera y se asientan en núcleos de población, estamos perdidos.

Subir