Crisis del Coronavirus

La Rioja decreta el cierre de las actividades no esenciales a las 17 horas

La Rioja decreta el cierre de las actividades no esenciales a las 17 horas

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, ha dado a conocer este miércoles las nuevas restricciones decretadas para detener el avance del coronavirus en la comunidad. Medidas que entrarán en vigor a partir del próximo sábado, estarán vigentes hasta el 31 de enero (con opción a prorrogarlas en función de la evolución de la pandemia) y de entre las cuales destaca el cierre de toda actividad no esencial a partir de las cinco de la tarde. La esencialidad quedará recogida en el BOR de este jueves y la presidenta solo ha avanzado que «queremos evitar que se agrupen las personas», sin indicar si la medida afecta o no sectores como la hostelería.

Andreu ha justificado las medidas por el «exponencial» aumento de la curva de contagios, que ha definido como «un muro», con una incidencia acumulada de 597 casos por cada cien mil habitantes y 599 fallecidos a causa del coronavirus en La Rioja. «La situación es grave y no va a ser mejor en las próximas semanas», ha advertido la presidenta, quien ha afirmado que el análisis es claro: «La Rioja ya se encuentra inmersa en la fase ascendente de la tercera ola de la pandemia», que producirá «un aumento severo de la presión hospitalaria en las próximas semanas, que serán muy duras».

Ante esta situación, La Rioja mantiene el cierre perimetral de toda la comunidad. El toque de queda en esta nueva etapa de la lucha contra el coronavirus se establece entre las diez de la noche y las seis de la madrugada, al tiempo que se vuelve a blindar a las residencias de personas mayores, donde se vetan las visitas y las salidas de los internos.

El Ejecutivo autonómico también ha decretado el cierre perimetral del área metropolitana de Logroño (la capital, Lardero y Villamediana de Iregua) hasta final de mes para limitar la movilidad y tratar de reducir de este modo la incidencia del COVID-19 en estas localidades, en las que se concentra la mayor parte de la población riojana.

«No son medidas que nos hubiera gustado adoptar, pero lo hacemos por responsabilidad y con el fin de salvar vidas», ha recalcado la presidenta del Gobierno. «Es absolutamente necesario que todos sigamos remando en el mismo sentido. Esto no ha acabado, el virus sigue entre nosotros y sus efectos siguen siendo devastadores». «Para evitar el colapso sigue siendo imprescindible la responsabilidad ciudadana y el cumplimiento de las medidas. Hay que ponerse firmes en el cumplimiento de la norma», ha aseverado Andreu, recalcando que «ahora es cuando más precavidos tenemos que ser. Hagamos lo posible para protegernos y para proteger a las personas de nuestro entorno».

* Noticia en fase de ampliación

Subir