Deportes

Un BM Logroño diezmado por el Mundial vela armas contra el COVID-19

Foto: BM Logroño / Juanjo Acobi

El BM Logroño se encuentra en un parón competitivo por el Mundial de Egipto y no volverá a competir hasta el próximo 3 de febrero, momento en el que recibirá al Sinfín. Hasta entonces, Miguel Ángel Velasco sigue los entrenamientos con la plantilla muy diezmada: «Tenemos mucha gente fuera, los cuatro brasileños (Rudolph y Rangel Luan están convocados con Brasil, Ceretta tuvo que volver por molestias y Oswaldo está lesionado) y Delcio Pina está con Cabo Verde. Tenemos casi seis jugadores menos, nos condiciona el trabajo, no podemos jugar ni seis contra seis».

2021 ha llegado con novedades en la plantilla: los franjivinos han recuperado al pivote Domen Sikosek, dando la baja al gigante Jordan Bonilauri. Sikosek había salido cedido al Flensburg-Hewitt, que contaba con opción de compra y no la ha ejecutado: «Tenía la opción de quedarse con él el Flensburg, pero ellos han recuperado a pivotes lesionados y por eso no ha seguido allí, sí estaban satisfechos con su trabajo. La continuidad de Jordan estaba condicionada a la vuelta de Dome».

Bonilauri ha causado baja en el equipo franjivino / Foto: BM Logroño/Juanjo Acobi

El coronavirus es una de las principales preocupaciones del técnico, también en la cita global. Al contrario de lo que pudiera parecer, Velasco expresa su desconfianza: «No lo creo, no tiene por qué, es en Egipto y si nos ponemos a buscar datos actualizados día a día, pues nos cuesta encontrarlos. Si en ASOBAL hay positivos, ¿por qué no iba a haberlos ahí? Lo importante es el colectivo, porque nosotros nos hemos tenido que confinar dos veces y a ver si no tenemos que volver a hacerlo».

Velasco también se muestra satisfecho de haber llegado hasta este punto de la temporada: «Yo pensaba que no íbamos a llegar, pero casi hemos acabado la primera vuelta. A Puerto Sagunto le faltan dos partidos y a algunos equipos, uno. Si hemos sido capaces de jugar hasta aquí, a ver si podemos terminar la temporada».

A partir del 7 de enero y hasta el 31 de este mismo mes, el toque de queda se adelanta hasta las 22 horas, pero al no haber partidos, no supondrá una incidencia grave para los logroñeses: «No nos cambia demasiado en los entrenamientos».

Subir