La Rioja

El COVID-19 se revive en el Ezcaray de principios del siglo XX

Se ha convertido en un atractivo turístico sin precedentes y ya son muchos los que visitan Ezcaray solo para conocer de cerca y en persona un pueblo imaginario que recrea los entornos de dicha localidad y sus aldeas a principios del siglo XX. El Café Central es la cuna donde residen estas pequeñas construcciones y sus habitantes de barro que hacen de este un belén atípico pero ya famoso.

En pie desde el 1995, ahora el belén de Juan Luis tan solo va mejorando en estructuras y diseños, sin crecer en superficie. «Son cuatro metros cuadrados de casitas, parques, plazas,… una especie de recreación de estos pueblos y aldeas pero bajo una perspectiva de principios del siglo pasado», explica su autor, quien, además de ser propietario del bar, se define como un amante de la acuarela al que el espíritu artístico le acompaña «desde siempre». Este año la visión también se ha hecho bajo la perspectiva del COVID-19.

La gama de materiales empleados para la construcción es tan amplia como las actividades y oficios que sus personajes protagonizan. Sobre una base de poliespán discurre un río hecho con fibra de vidrio que sondea viviendas de cartón, madera, cemento, barro y escayola con ramas de brezo y tomillo que simulan la vegetación. Monumentos característicos de la zona, como el molino de la aldea de Turza o emblemas típicos, como los pelotaris, tampoco pueden faltar en este belén.

Como explica Juan Luis, «cada año se incluye algún personaje reconocido que haya sido tendencia». Si el belén de 2019 contaba con la presencia de la famosa activista sueca Greta Thunberg, esta vez el elemento clave son las mascarillas, que cubren el rostro de la mayoría de figuras que decoran la representación (y la que no, se arriesga a recibir una sanción).

Tampoco pierde la oportunidad de participar en una nueva edición de este belén el doctor Fernando Simón, así como un médico y una enfermera, «como homenaje a todo el personal sanitario y también como guiño personal a quienes me atendieron tras sufrir un infarto», destaca Juan Luis.

Subir