Deportes

Un sólido Calahorra vence al Ejea y vuelve al coliderato

Foto: CD Calahorra / Rafa Laguna

El CD Calahorra ha ganado al Ejea (1-0) y ya es colíder del Grupo II-Subgrupo B. Un remate con la barriga del capitán Cristian Fernández ha sido clave para el triunfo rojillo. Muchas hechuras y poco gol tiene el bloque de Diego Martínez, que ha vuelto a ser sólido, manteniendo su puerta a cero para lograr la cuarta victoria de la temporada. Pasan las semanas y el objetivo de la Primera RFEF (coloquialmente conocida como ‘Liga Pro’), está mucho más cerca. Día triste para Miguel Martínez de Corta.

Previendo una defensa cerrada, el conjunto local ha apostado por un ataque dinámico, con Nierga, Amorrortu, Rayco y El Haddadi. Este último ha aportado una buena dosis de velocidad a su equipo. Muy necesaria. Como casi siempre en La Planilla, los riojabajeños han cogido el timón. El colegiado ha decretado el inicio del encuentro tres minutos antes de la hora. Hacía frío y había prisa. La misma que tenía Iker Amorrortu por inaugurar su casillero ante su afición. Su disparo, poco después del primer minuto de juego, se ha ido rozando el poste.

Foto: CD Calahorra / Rafa Laguna

Muy timoratos al principio y urgidos por su mala situación clasificatoria, los de las Cinco Villas se han animado. Dorado se ha ofrecido por la izquierda, mientras Theo era la referencia en la posición de nueve. Minutos de pocas nueces y mucho centrocampismo. A base de centros laterales, el Ejea ha empezado a inquietar la meta de Roberto Gutiérrez. Sin embargo, ha sido Víctor Andrés quien ha levantado al público con un latigazo directo al larguero. Seguidamente, el Ejea ha tenido su mejor ocasión, con una vaselina de Rafinha desviada a córner.

Equilibrio que los zaragozanos han querido romper tras el descanso. En su mejor momento, ha llegado el 1-0 y con él, un durísimo golpe para su moral. Un bloque construido para ser campeón, hundido en el fondo de la tabla. Martínez ha leído bien la contienda, sustituyendo al capitán y goleador Cristian por Carrique. El objetivo: más espacios a la contra. Lógicamente, el cuadro de Javi Moreno lo ha intentado. Sin capacidad para sorprender en el ataque estático, su baza ha sido el balón parado. En una de esas acciones, Marrufo ha estado cerca del empate.

Con noche cerrada ya en La Rioja Baja, el Calahorra no ha tenido tenido demasiados problemas para administrar el tramo final. Víctor Andrés, omnipresente y muy generoso en tareas defensivas, ha abortado cualquier intento visitante. Una actuación ciertamente espectacular. Los goles tienen los focos y el trabajo oscuro, el ostracismo. Pero es justo reconocer los méritos del soriano. La próxima cita de los rojillos será el próximo sábado ante Osasuna B (16 horas).

Subir