El Rioja

El HUB Nacional Digitalización y Vino, «más que una revolución, una necesidad»

Iñaki Gurría, CEO de JIG y coordinador ejecutivo del HUB

Surgió hace casi un año con el objetivo de aunar en un foro al sector vitivinícola y tecnológico, buscando sinergias para la digitalización de ese sector del vino. La Federación Española del Vino se ha dado la mano con el grupo JIG para analizar e identificar las necesidades en términos de digitalización y acelerar el proceso. Así se define el HUB Nacional Digitalización y Vino, una plataforma que, tras varias reuniones de trabajo, ya tiene tiene sobre la mesa un primero documento de proyectos y retos.

Ocho bodegas y cuatro empresas tecnológicas IT (aquellas que ofrecen un servicio de tecnologías de la información), a la espera de poder sumar otras cuatro más, componen el grupo de trabajo coordinado por JIG y con la FEV como secretaria general. Tras una encuesta realizada al sector, se identificó diversas problemáticas de carácter general, «unas más horizontales centradas en cuestiones de documentación y controles, generales para cualquier tipo de bodega independientemente de tamaño y estrategias, y otras más verticales, centradas en el proceso productivo del vino desde el viñedo pasando por la elaboración, comercializacion y marketing».

Iñaki Gurría, CEO de JIG y coordinador ejecutivo del HUB, remarca la labor de esta plataforma que pretende «actuar de engranaje entre la financiación europea y las demandas reales del sector», porque «el principal objetivo en el contexto actual es que esos fondos europeos enfocados a la digitalización y sostenibilidad lleguen al sector para actuar frente a sus necesidades». La respuesta del Gobierno central, por su parte, ha sido «ciertamente muy positiva, con una interlocución directa con le Ministerio de Agricultura para trasladar la problemática del sector en el ámbito de la digitalización».

Iñaki Gurría en el I Foro NueveCuatroUno.

Bodegas Franco Españolas, Raventós Codorniú, Familia Torres, Ramón Bilbao, Pernod Ricard Winemakers Spain, Pago de Carraovejas, González Byass, Grupo Matarromera y Osborne y Compañía, junto a Arsys (como única representación riojana del sector tecnológico), Hyspatec Agrointeligencia, UAV Enterprise Project y Satec componen este grupo de trabajo. «El fin último es lograr reunir ocho empresas IT que tengan cierta especialización, por ejemplo, en el ámbito de la ciberseguridad, del blockchain, de la analítica de datos, agricultura 4.0 y también en el de las plataformas de ‘ecommerce’ para así complementar el listado del HUB», remarca Gurría.

Control de la uva, monitorización del viñedo, técnicas predictivas para el control de enfermedades y maduraciones de la uva, analíticas de procesos, operatividad de datos, análisis de precios y, como vertical concreta, todo lo derivado del cierre del sector de la restauración a causa de la pandemia. Estas son las líneas de actuación en las que ya se trabaja dentro de un HUB que «está vivo y que busca convertirse en un agente líder y estratégico para la dinamización de estos fondos y la digitalización del sector».

El coordinador ejecutivo de esta plataforma prefiere no hablar de revolución en el sector, sino de «necesidad total en el ámbito de la viticultura, la vinificación y sobre todo la comercialización»: «Es necesario que los sectores se hablen con la tecnología porque esta presenta soluciones con una visión horizontal de las cosas que debe mostrar una especialización concreta. Ahí es donde entra en juego el HUB, el cual refleja las necesidades del sector del vino y reclama unas soluciones concretas para ello. Creo firmemente en una tecnología especializada y este foro lo que logra es unir todo esto».

Asimismo, puntualiza que «no se trata de investigar e innovar, sino de implantar tecnología que ya existe en el mercado para cubrir una carencia que requiere el sector». Gurría señala que «en el sector del vino existe una seria dificultad a la hora de elegir que tecnología se quieren implantar en una compañía debido a la gran oferta que hay, con lo que este HUB también busca facilitar esta labor a las bodegas, una toma de decisiones que se pueda predecir e incluso, en un futuro, automatizar».

La optimización de los procesos es el objetivo final de todo, pero el coordinador de esta plataforma recalca que «el componente humano en el campo nunca se va a perder aunque cada vez esté más presente la automatización y sea justamente ahí donde más necesidades existan. Es en ese mix donde hay que trabajar, adivinando el equilibrio entre lo manual y los procesos automatizados».

Subir