Deportes

Los equipos de Tercera incorporan la mascarilla a su equipamiento deportivo

Los jugadores del Anguiano entrenan con mascarilla

Los equipos de Tercera División están empezando a entrenar con mascarillas FFP2 para reducir posibles contagios que pongan en riesgo la salud de las plantillas y, de paso, evitar también el confinamiento de todo el grupo en caso de identificar un positivo aislado.

Hasta la fecha se han producido consecuencias distintas ante la irrupción de casos en el fútbol de Tercera. El Calasancio dio un positivo y se sometió a cuarentena a todo el equipo y el cuerpo técnico. El Berceo tuvo otro y han confinado diez días solo a los jugadores. ¿Por qué el cuerpo técnico del Calasancio sí  se ha confinado y el Berceo no? Las mascarillas son la clave: los primeros se ejercitaban sin ellas y los segundos lo hacían protegidos.

El problema no es solo deportivo. En una categoría no profesional como la Tercera División, los jugadores compaginan la práctica del fútbol con su actividad profesional, por lo que un positivo o un aislamiento perjudica a sus dos entornos: el deportivo y el laboral.

En el fútbol riojano hay un club pionero en el uso de la mascarilla FFP2 durante los entrenamientos. Es el Anguiano, que recurrió a ellas «desde el principio», como explica su técnico. «Yo soy partidario de que todos los equipos lo hagan; entiendo la postura de los jugadores y sé qué es difícil, pero nos podemos adaptar en el tipo de sesiones paradas, nivel y exigencia», explica Adrián Gallego.

Para ganar en protección han tenido que cambiar su hoja de ruta respecto a las sesiones ‘prepandemia’: «En las tareas anaeróbicas reducimos tiempo y subimos la exigencia. Si antes parábamos una o dos veces, ahora paramos tres o cuatro». Nuevos tiempos, nuevas formas de adaptación a la crisis.

Los jugadores del Anguiano se ejercitan con mascarilla.

Ante esta situación, los técnicos de otros equipos han movido ficha y han incorporado el cubrebocas como un material más de entrenamiento, como las botas, los petos o los balones. «Primero, porque así todos nos protegemos mejor; la salud es lo primero. Pero si además evitamos que confinen a todo el grupo por un contagio aislado, mejor para todos», explica Javi Adán, técnico del Comillas, que esta semana ha empezado a entrenar con mascarilla.

Pedro Fernández, secretario de la Federación Riojana de Fútbol, así lo confirma: «La mascarilla FFP2 es obligatoria para los técnicos. Hemos trasladado la obligación del Gobierno de La Rioja en los Juegos Deportivos a las categorías superiores. Además, recomendamos su uso en los entrenamientos, con el fin de minimizar los riesgos de contagio y de confinamiento del equipo». En cualquier caso, son los rastreadores del Servicio Riojano de Salud quienes tienen la última palabra sobre si es preciso aislar a todo el grupo o solo al afectado en el caso de detectar un positivo.

Con su equipo directamente afectado por la pandemia, José Carboneras, entrenador del Berceo; lo tiene muy claro: «Nosotros nos enteramos el domingo por la mañana, el jueves dio negativo el jugador y el viernes empezó con fiebre. Están todos los jugadores confinados, el cuerpo técnico no. Nuestra idea es llevar mascarillas para evitar otro confinamiento, eso hemos hablado en grupos con jugadores, aunque todavía no nos hemos visto. Y claro, para el tema laboral es muy duro otro confinamiento».

«Esto es un tema muy serio, pero por suerte, hemos tenido tres positivos y ninguno de ellos se ha extendido a más de un jugador. Nos lo estamos tomando muy en serio, cumplimos todas las normas que nos dicen y priorizamos sin duda la salud sobre el tema deportivo. No escondemos nada, no tiene sentido. Es lo que hay y no hay otra que cumplir», sentencia Carboneras.

Subir