Deportes

«El secreto del Logroñés es que todos se ponen al servicio del equipo»

¿Hay algún secreto para que un advenedizo en Segunda División se revele como el equipo más en forma del campeonato? Es la gran pregunta a la que solo una persona puede dar respuesta: Sergio Rodríguez. El técnico riojano ha analizado la sexta victoria consecutiva de su equipo y -más allá de que haya escondido algún as en la manga-, ha revelado algunas de las claves de esta hazaña: solidaridad y compromiso.

– Hay equipos que llevan media vida en el fútbol profesional y no han sumado seis victorias consecutivas, ¿cómo se explica esta racha de resultados?

– Somos conscientes de lo difícil que es conseguirlo. Hay muchos factores: que te acompañe el acierto, una pizca de suerte… Pero sobre todo que todos los jugadores se pongan al servicio del equipo. Si logramos estas victorias es porque todos lo hacen y luego desarrollan sus cualidades. Ese es igual nuestro secreto: cuando hay que correr, se corre; cuando hay que meter la pierna, se mete… Y luego en los metros finales estamos mostrando acierto. Ponernos por delante ayuda contra un rival complicado y hemos estado en tensión hasta el final porque tienen delanteros de muy alto nivel para la categoría. Lo que están consiguiendo los chicos es muy bonito y muy difícil.

– En algunos momentos el equipo ha dado la impresión de que había cedido terreno al Albacete.

– Nos gusta defender lejos de la portería porque creo que nos lo podemos permitir. El Albacete nos ha hecho hundirnos con su juego. Hemos encontrado el poso a mitad de la segunda parte, a raíz del segundo gol, pero durante el partido hay momentos en que inevitablemente te meten atrás. Pero creo que respondemos bien a estas situaciones.

– ¿Cómo pasa el equipo de momentos de sufrimiento en defensa a hacer jugadas como la del segundo gol?

– Son momentos. Estábamos ante un rival de entidad y cuando vas ganando tiendes a conservar un poco, aunque eso no significa que no sepamos salir a la contra. Los partidos son muy parejos y cuando un rival se pone por detrás corre más riesgos, es algo natural del juego.

– Es el quinto partido consecutivo sin encajar goles, ¿cuál es el secreto?

– El principal mérito es que defendemos con todos: desde el delantero hasta el portero. Sabemos que así llegan las jugadas más ‘sucias’ a nuestra portería. A eso hay que sumar que estamos a un nivel de concentración muy muy alto. Trabajamos desde arriba y conseguimos que nos generen pocas situaciones limpias de gol. Ese porcentaje es muy bajo y eso hace que podamos recibir pocos goles, aunque también entren en juego que el rival mande el balón al palo o fuera.

– ¿Qué le ha parecido el Albacete? ¿Le ha sorprendido que no haya desarrollado un fútbol más directo?

– El Albacete no está en una buena dinámica, pero esto es muy largo y tiene plantilla para salir de ahí. Con Zozulia y Ortuño esperábamos un juego más directo, pero han buscado más jugadas de centro lateral, porque son dos rematadores extraordinarios. Por eso hemos sacado a Pablo Bobadilla, con mayor envergadura, para cubrir situaciones de centros al área y a balón parado.

– ¿Hasta qué punto se puede visitar Mallorca sin presión, dada la situación de su equipo?

– La tabla clasificatoria nos permite holgura, pero en todos los partidos hay que competir; siempre existe la presión. Siempre te juegas cosas, tanto a nivel clasificatorio pero también de imagen. Vamos con la presión de competir y a disfrutar de un estadio de Primera División.

– Los cambios han vuelto a funcionar. Unai Medina y Sierra han fabricado el segundo gol recién incorporados al partido.

– Es importante que hayan materializado la jugada, pero hemos sacado a Unai porque tiene recorrido por banda y hemos querido refrescar el centro del campo con Sierra. Nos han ayudado a recomponer al equipo, que era el objetivo que perseguía. El gol es circunstancial.

– Más allá de los goles, el Logroñés ha dispuesto de buenas ocasiones para ampliar la renta.

– No hemos tenido muchas, pero sí buenas ocasiones de gol. Era natural que si conseguíamos tener un punto de paciencia con la pelota tras robo, a partir del tercer pase íbamos a generar peligro. A veces no es sencillo porque al balón le cuesta ir por el suelo, pero eso no impide que a veces podamos tener buenas combinaciones.

– La distancia con la afición es sideral por culpa de la pandemia, ¿son conscientes de la dimensión de lo que está consiguiendo el equipo a través de la televisión?

– Es muy difícil porque no los vemos en el estadio. La pena que tenemos es no poder disfrutar estas seis victorias con ellos en el campo, que es donde nos queremos ver. Sabemos que nuestra masa social, la que lleva toda la vida con nosotros, está ahí y ojalá mucha gente se esté identificando con el proyecto. Es agridulce vivir este buen momento y no poder disfrutarlo con ellos.

Subir