Deportes

Un Logroñés de Netflix: la sexta temporada de ‘La casa de papel’

Un Logroñés de Netflix suma su sexto triunfo consecutivo ante el Albacete (2-0)

El Logroñés le ha cogido el gusto a los focos y la purpurina. Se ha sacudido el clásico miedo escénico del casting y ya no hay quien le apee de las nominaciones a la serie del año. El Logroñés es ‘La casa de papel’. Sus primeros capítulos pasaron desapercibidos, en horarios únicamente más dignos que el de la teletienda. Pero, sin hacer ruido, le ha dado una patada a la puerta del ‘prime time’ y Las Gaunas es territorio Netflix.

A las órdenes del profesor Sergio Rodríguez, la banda de la navaja se ha sofisticado y ya no sacia su hambre con golpes menores. Le ha echado el ojo a la Casa de la Moneda de la zona alta de LaLiga SmartBank y su plan de asalto es, por ahora, infalible. Este jueves ha estrenado su sexta temporada de éxito y al Albacete se le ha quedado la misma cara que al comisario que envía a los GEO, descubre la caja fuerte reventada y no sabe por dónde se han ido las capuchas blanquirrojas.

Todos con caras de no haber roto un plato en su vida. Iago López (alias Lugo) se da cuenta de que Liberto tiene desactivadas las cámaras de seguridad y se cuela hasta la máquina de fabricar billetes para provocar el penalti que hace saltar las alarmas del Albacete. Andy Rodríguez (AKA ‘Almuñécar’) hace el trabajo fino desde los once metros y la banda de la navaja comienza a meter los billetes en los sacos mientras Aritz López Garay envía a sus fuerzas especiales a contener el sabotaje.

Pero ya es tarde. Mientras los GEO rodean el edificio, el profesor maquina el siguiente paso del plan: «Desesperación». Los manchegos revisan los planos del edificio, pero no encuentran accesos libres. Y cuando intentan la emboscada, la solidaridad de la banda neutraliza el ataque. ¿Que a Zozulia le da por ganarle la espalda a Clemente (‘Zaragoza’)? Pues aparece Gorka (‘Vizcaya’), que tira de soldador y cierra las fisuras. Los pinganillos del Albacete echan humo. El plan del profesor, de nuevo, infalible.

Sergio Rodríguez templa la voz, se acomoda las gafas y lanza la siguiente instrucción. «Huida». El Albacete concentra todo su potencial para tumbar la puerta de la Casa de la Moneda, pero la banda construye su túnel para finiquitar el golpe al contraataque. ‘Tetuán’, Unai Medina (‘Bilbao’) y Jaime Sierra (‘Madrid’) a escena y a cavar esperando que el rival mire a otro lado para salir pitando con el botín.

Y en esas que el Albacete se despista a 20 minutos del final del capítulo y Sergio Rodríguez pone la pajarita de papel sobre su mesa de operaciones. ‘Varsovia’ marca la ‘X’ sobre los planos, ‘Bilbao’ pone en marcha la fresadora y ‘Madrid’ sale de la alcantarilla allí donde no hay miradas ajenas. Aritz López Garay mete sus efectos personales en una caja de cartón mientras en los altavoces suena ‘Pasión blanquirroja’ de Tierra Santa y la banda se refugia para estudiar su próximo asalto en Mallorca. Deseando ver el papel de ‘Rotterdam’. Compren palomitas.

Subir