Crisis del Coronavirus

Los Manitos: una situación «preocupante» y una nueva dirección

El consejero de Servicios Sociales, Pablo Rubio, ha explicado que el brote surgido hace algo más de una semana en la residencia Los Manitos de Calahorra ha puesto al centro en una situación muy complicada que aún no ha cesado. De hecho, ha asegurado que «la situación sigue siendo preocupante y queda, al menos, una semana con días muy complicados».

Rubio ha comparecido este martes para detallar la situación de las residencias en la región, así como la situación de la residencia calagurritana en particular. Actualmente, estos centros cuentan con 207 casos activos por COVID-19. «Confiamos que conforme vayan pasando los días el crecimiento de casos no sea tan importante como hasta ahora».

Ha indicado que la situación era «previsible» con las cifras de transmisión comunitaria de la región. «Las residencias no son islas aunque el acceso sea más controlado», ha comentado, resaltando que «hay una puerta de entrada que son las personas que no están ingresadas: trabajadores, cuidadores…, no es cuestión de estigmatizar, pero sabíamos que era difícil garantizar la seguridad de los residentes».

Así, ha confirmado que las previsiones del Gobierno se han cumplido. «Esperamos que pueda estabilizarse en las próximas semanas», ha añadido, detallando que «cuando los casos entran en las residencias son muchos los mayores afectados pero también muchos los trabajadores afectados».

Rubio también ha dado un toque de atención a los servicios de prevención. «Debe haber más responsabilidad porque en algunos casos no han estado a la altura. Todos somos conscientes de que no podemos ofrecer una absoluta seguridad en las residencias, pero sí hay que intentarlo al máximo posible».

Ante el cese de la directora de Los Manitos, el consejero ha explicado que «era una designación con criterios políticos» y Servicios Sociales cree que «esos cargos hay que despolitizarlos y utilizar criterios de gestión». Esto, sumado a la situación complicada que está viviendo la residencia, ha hecho que el cargo de dirección pase a manos de una profesional que prestaba servicio ya en el centro.

Subir