La Rioja

Las obras de la ‘Ronda Sur’ afloran un yacimiento arqueológico en Lardero

Nuevos restos arqueológicos en los trabajos previos a la construcción de la Ronda Sur de Logroño. En la actualidad y con anterioridad al inicio de las obras, se están llevando a cabo unos sondeos arqueológicos de valoración en el término municipal de Lardero.

ArqueoRioja ha señalado que era conocida la existencia de un yacimiento arqueológico en Lardero, denominado ‘San Cristóbal’, a escasos metros al norte del casco urbano. El yacimiento está catalogado en el Inventario Arqueológico realizado por la Dirección General de Cultura y protegido por el Plan General Municipal como una villa romana. En el año 1867 se localizó un mosaico y sobre la superficie de las fincas de cultivo se localizan fragmentos de cerámica romana bajo-imperial y abundantes restos constructivos (tégulas e ímbrices).

Asimismo, los vecinos de la localidad se refieren a este lugar como “pueblo viejo” y mencionan la localización de enterramientos, lo que hace pensar en la existencia pasada de una ermita o monasterio bajo la advocación de San Cristóbal. A este término también se le denomina ‘La Virgen’.

El objetivo de los sondeos arqueológicos es determinar si en el subsuelo del espacio que se verá afectado por las obras se localizan restos arqueológicos, el área que ocupan éstos y sus características.

Varios de los sondeos realizados han dado resultados positivos. Han comenzado a aflorar una serie de alineaciones de muros, que no dejan lugar a dudas de la existencia de un yacimiento arqueológico. Los vestigios se concentran en un área de unos 100 metros de longitud por unos 20 metros de anchura. Muy probablemente el yacimiento sea de mayores dimensiones. Se da por hecho que la construcción de la autopista de peaje le afectó seriamente y que el núcleo principal se encuentra fuera del área afectada por las obras y, por ende, del espacio en el que se va trabajar.

Hasta la fecha, los trabajos arqueológicos se han centrado en identificar las estructuras y apenas se ha comenzado a excavar la estratigrafía directamente relacionada con las mismas. Por ello, en el estado actual de las investigaciones, no es posible afirmar con rotundidad su cronología ni indicar con que se corresponden estas. No se han localizado enterramientos, a pesar de que a escasos metros del espacio analizado se comenta que en las labores agrícolas han aparecido abundantes huesos.

Los materiales que se están recogiendo en el entorno sí que son romanos. Se puede destacar, por ejemplo, que sobre la superficie se han recuperado un buen número de teselas (las piezas que componen los mosaicos).

Las estructuras que han aflorado pertenecen a edificaciones de gran tamaño. Este hecho y otros como su ubicación en las proximidades de una ciudad importante (como es Vareia) o a una vía de comunicación de primer orden (como es la Vía Romana de Italia a Hispania), las fértiles tierras y los manantiales que se localizan en derredor, sí que pueden sugerir que se trate de una villa.

Las villas, de época romana, eran un centro de explotación agrícola – ganadera, encaminadas a obtener todo lo necesario para su autoabastecimiento. En torno a los siglos III y IV d.C. con el abandono progresivo de la población de las ciudades y sutraslado al campo, las villas experimentan un gran desarrollo y muchas fueron ampliadas y reformadas de manera lujosa.

Subir