Deportes

El fútbol profesional vuelve este sábado a Las Gaunas, 20 años después

Dos décadas después, Las Gaunas acoge este sábado (UD Logroñés – Castellón, 18:15 horas) un partido de Segunda División. Ni el club es el mismo, ni el viejo Municipal existe, ni habrá público en las gradas. Ni siquiera el fútbol es igual. En el año 2000, el CD Logroñés jugó su último partido de Segunda en casa (1-0 ante el Villarreal). Un triunfo amargo antes de un doble descenso (deportivo a Segunda B y por impagos a Tercera). El ‘Señorgol’ murió en 2009. Meses después, nacía la UD Logroñés con un único objetivo: devolver a Logroño y La Rioja el fútbol profesional.

Once años después, el conjunto entrenado por Sergio Rodríguez se impuso al Castellón en el playoff y ascendió a Segunda en la madrugada del pasado 19 de julio. Los designios del calendario han querido enfrentar nuevamente a riojanos y castellonenses, esta vez en la segunda jornada de la Segunda División. En condiciones normales, el estadio hubiera registrado una entrada memorable; pero en tiempos de coronavirus, el público no puede acceder al Municipal. Tocará verlo desde casa, desde el bar, cuidando las normas sanitarias y evitando las aglomeraciones sociales. La pandemia puede trastocar planes, pero jamás borrará los recuerdos.

República Argentina, repleta de aficionados de la UD Logroñés durante el junio de 2019, antes de que el COVID-19 explotara

Por ello, Radio Rioja ha querido acordarse de varias personas que vivieron con intensidad el último día de fútbol profesional en Las Gaunas (4 de junio del 2000), y que podrán saborearlo de nuevo. Fernando Elías recuerda ese último día con sentimientos claros: «Lloré, me emocioné mucho; había socios de toda la vida llorando. Me emocioné muchísimo de tristeza y de pena, viendo como lloraban señores mayores, cuya ilusión era ver al equipo de sus amores». Además, recuerda la figura de Boronat, quien ejercía todas las funciones institucionales del club: entrenador, presidente, director deportivo… «Fue una época muy mala».

Elías recupera recuerdos de aquella época: «Pertenecí a la junta gestora, bajamos a Tercera, subimos a Segunda B, vino Berrocal, luego jugamos playoff de ascenso, nos ganó el Cádiz y ahí empezó la cuesta abajo total». Y también de la actual: » No es nada fácil mantenerse en el fútbol profesional; nos ha costado volver, pero estamos ahí».

En ese sentido, compara la situación del fútbol riojano con la del Deportivo: «Ellos ganaron la Liga el año que descendimos y ahora están en Segunda B. La nueva Segunda B va a ser horrorosa». Por último, pide a la afición que anime desde la distancia: «Tenemos que mostrar nuestro apoyo al equipo y aguantar como sea en esta categoría».

Ángel Sedano siguió al CD Logroñés con fervor y recuerda el último día en la categoría de plata: «Yo me indigné más que llorar. El equipo venía de años muy malos, de una trayectoria muy mala. Se nos iba aquel equipo, aquel fútbol de campanillas». En la grada, todo era diferente: «La gente estaba de pie, había otro ambiente y no se tenía tanta constancia del fútbol profesional. Todo ha cambiado muchísimo en la manera de ver el fútbol, de aquellos jugadores a estos». Del bigote de Agustín Abadía a la publicidad estática de LaLiga SmartBank. Dos décadas, cuatro lustros y una generación. Es mucho tiempo.

Aficionado a la UD Logroñés desde sus inicios, Sedano volvió a vivir un ascenso: «El 19 de julio tuve esa liberación de volver al fútbol profesional. Lo pasaré un poco mal este sábado porque mi padre no está y tendré un recuerdo para él». Un progenitor siempre marca, más si te mete la pasión del fútbol en vena. Antes de fallecer, vivió un último partido junto a su equipo: «Hace nueve años me dijo que algún día vería Las Gaunas llenas». Una profecía que podría cumplirse a lo largo de 2021, siempre que el coronavirus deje de lado a nuestra sociedad y permita una vuelta a la normalidad real. Por ahora, eso está bastante lejos.

Visión desde el campo y las cámaras

El tercer protagonista en los micrófonos de Radio Rioja ha sido Raúl Ruiz, exjugador del CD Logroñés y del Numancia y desde hace más de dos décadas, reportero en Movistar +. A Ruiz, el último partido que el viejo Las Gaunas vivió en Segunda División le pilló muy lejos de su tierra: «Estaba en Camerún, pero ya era consciente de lo que sucedía desde allí, porque era una muerte anunciada; algo a lo que se le acaba el oxígeno y lo ves morir. En la vida nunca sabes cuál será tu último partido y tu último día. Hay que disfrutar de cada momento, yo les digo a los aficionados que cuando su equipo va mal deportivamente, siempre puede ir peor».

Experto en el campo y único ante los micrófonos, el exdelantero rememora los años mágicos de Logroño en Primera División: «A veces las cosas iban mal y no funcionaban, pero fíjate lo que pagaríamos en esos momentos». Desde la distancia, tiene una opinión muy clara sobre el fútbol riojano: «Hemos vuelto, pero muy tarde, demasiado tarde. Teníamos que caminar todos juntos para que los chavales tengan un equipo de referencia y no tengan que irse al Alavés, a la Real, al Athletic o al Osasuna. Yo sí tenía esta referencia y aunque el Logroñés estaba en Segunda B, era el primer sitio donde quería jugar».

Ascenso en La Rosaleda | Foto: UD Logroñés

En ese sentido, pide acabar con la ‘diáspora’ de la cantera riojana, desperdigada sobre todo por las regiones próximas: «Llevamos casi veinte años sin que los niños, y sus padres, tengan esa referencia clara». Y en el aspecto social, echa de menos esas mareas de aficionados por República Argentina, siendo consciente de que la realidad ha cambiado: «No es como antes, porque el club era de los socios y ahora son sociedades anónimas. Ese pique debería de superarse, la Sociedad Deportiva Logroñés ha subido a Segunda B, está muy bien. Pero si UD Logroñés y SD Logroñés llegaran a un acuerdo, pues muchísimo mejor».

Gracias a su experiencia, Raúl da las claves para adaptarse a la nueva categoría: «Paciencia, no te puedes poner nervioso, pasan muchas cosas y estados de ánimo». En ese sentido, pide confianza para el técnico Sergio Rodríguez y su cuerpo técnico: «Lo importante es el bloque, aunque siempre hay que mezclar veteranos con juventud. El gol se paga». Por último, pone ejemplos de sorpresas en Segunda: «El año pasado, el Mirandés hizo un temporadón con un presupuesto bajísimo y el Elche subió a Primera siendo el presupuesto más bajo. No puedes coger los puntos para mantenerte en la primera vuelta. Va a ser complicado».

Subir