Deportes

Miguel Ángel Velasco: «Queremos jugar como si no pasara nada y va a ser muy difícil»

Foto: BM Logroño

El BM Logroño se encuentra en cuarentena hasta el 1 de octubre debido a la detección de un positivo por coronavirus en la plantilla franjivina durante el pasado fin de semana. La novia de un jugador dio positivo y tuvo que ser hospitalizada en el Hospital San Pedro por una neumonía. Varios jugadores tuvieron entonces que guardar cuarentena preventiva: dos por contacto directo, uno por indirecto y otro por tener síntomas. La presencia del coronavirus en el vestuario era cuestión de tiempo y así fue. Encerrado en su domicilio, el técnico Miguel Ángel Velasco analiza la situación.

«Estamos bien, el jugador que dio positivo ha pasado los días con dolores musculares y la novia de nuestro otro jugador estuvo cinco o seis días en el hospital y ya está en casa», explica. Velasco ya advirtió en Radio Rioja sobre el reto mayúsculo de terminar la competición, que tiene 34 jornadas durante este año: «Muy difícil, ahora hemos conocido otro caso en Aranda, tenemos lo del Sporting La Rioja. Queremos jugar como si no pasara nada y estamos viendo que va a ser muy difícil». El refranero español es muy rico: el que avisa, no es traidor. Eso deberá pensar el técnico, quien se resigna a aceptar la situación a regañadientes.

«Tenemos el precedente de la liga profesional de fútbol, pero ellos estaban encerrados en sus ciudades deportivas y no salían, solo entrenaban y jugaban. Tenemos niños que van al colegio, jugadores que van al instituto y a la universidad y nosotros nos podemos permitir estar encerrados», analiza. Lejos de la súper élite (fútbol, Tour de Francia y NBA), asoma la cruda realidad: «Al final se ha decidido que hay que jugar así, habrá que tirar para adelante y tener mucho cuidado. Nosotros tenemos que volver a ponernos en forma: parece que esto va a peor, tiene pinta de que nos esperan un otoño y un invierno bastante duros».

Foto: BM Logroño

Entre toda la incertidumbre, sobresale un dato: los franjivinos han aplazado ya cinco de sus siete partidos. Tras no jugar los duelos ante Sinfín y Guadalajara, lograron debutar frente a Nava y enfrentarse al Barcelona. A partir de ahí, otros tres partidos suspendidos (Valladolid, Bidasoa y Benidorm). Todo ello, en un año cargado de citas. A las tradicionales competiciones nacionales (Supercopa, Copa ASOBAL y Copa del Rey) se unen el Mundial (13-31 de enero de 2021) y los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para el próximo verano. En resumen, el calendario deja poco margen para aplazar encuentros.

No será la primera vez que Logroño vive un confinamiento, ya que el bloque del Palacio de los Deportes tuvo que confinarse justo antes de iniciar la temporada, debido a un falso positivo en el Sinfín. El estrés psicológico que generan los encierros puede acabar afectando a la pista: «Cuando te quieres poner a entrenar después de estar en casa tantos días, el jugador lo nota; ya no físicamente, psicológicamente también es duro. También es difícil el aspecto de planificación, sobre todo para el jugador». Por el momento, la plantilla entrena de forma individual con gomas y programas pautadas. El objetivo es no perder la forma.

No jugar en Europa, un alivio

Velasco suele hablar claro y lo ha hecho una vez más: «Para nosotros ha sido un acierto no competir en Europa. Estamos viendo que hay partidos aplazados, equipos que en sus países hacen cuarentenas, viajes difíciles con el tema de protocolo…». Precisamente, esta palabra, el protocolo, da quebraderos de cabeza a los clubes nacionales: «La normativa habla de test y cada equipo hace un poco lo que le da la gana. No es lo mismo hacer un test serológico en un laboratorio, que en una prueba que te puedes hacer cualquier día en casa».

Aunque el técnico desea una mayor uniformidad en torno a las pruebas anti-COVID, no le queda otra que adaptarse a la situación: «Estamos viendo que los PCR que utilizan la Seguridad Social y el fútbol suelen ser los más fiables. Pero también son los más caros y no nos podemos permitir estar toda la semana así. Si te haces una PCR un miércoles o un jueves, pero juegas el sábado; te vas a contagiar igual». Si el balonmano de por sí ya es un deporte de resistencia física, lo de esta temporada promete alcanzar cotas insospechadas.

Subir