La Rioja

Los ecologistas se oponen a la construcción de un ‘macroparque’ solar en Alfaro

Amigos de la Tierra La Rioja ha criticado el arrendamiento por parte del Ayuntamiento de Alfaro de 197 hectáreas para la implantación de un macroparque solar en el municipio.

La entidad cuestiona que el Consistorio «ha incidido en la rentabilidad económica, así como en la creación de empleo por la construcción de este macroparque, quedando las cuestiones ambientales y paisajísticas, como siempre, completamente relegadas».

«El desarrollo de las energías renovables no se puede seguir basando en la destrucción de los espacios naturales, el paisaje y el territorio», indica el colectivo ecologista, señalando que «el Ayuntamiento lo único que demuestra que solo le interesa una cosa: el dinero, nada más». «El medio ambiente viene bien para hacer publicidad de la ciudad de Alfaro e intentar potenciar el turismo en unos pocos puntos del término municipal; el resto importa poco o nada», añade.

Amigos de la Tierra considera que la construcción del parque «supone una acumulación de impactos considerable» y advierte de que «dentro de unos pocos años nos llevaremos a las manos a la cabeza por todo el patrimonio ambiental y paisajístico que se está perdiendo a marcha acelerada».

«La creación de macroparques solares es algo completamente inadmisible, que entra en completa contradicción con la potenciación de las comunidades energéticas que está realizando el Gobierno central», subraya la asociación, explicando que «las comunidades energéticas están formadas por ciudadanos, empresas e incluso ayuntamientos, que buscan aprovechar las cubiertas de los edificios y otros espacios ya humanizados para producir energía renovable. Se tratan de proyectos de pequeñas dimensiones y que pueden ser sostenibles».

«Es decir, estamos hablando de un concepto completamente diferente a los macrohuertos solares y eólicos que están arrasando el territorio de la Rioja Baja», señalan los ecologistas, que reclaman al Ayuntamiento de Alfaro que reconsidere su decisión y «no permita la destrucción del territorio y del medio ambiente por dinero».

Subir