Cultura y Sociedad

Jorge Quirante: «La cultura es imprescindible y no solo como evasión sino como compromiso»

El Teatro Bretón vuelve a subir el telón. Así lo anunció el pasado 27 de agosto, con una programación que si bien se canceló el 12 de marzo, se ha podido reubicar a lo largo del calendario. Con la mitad de aforo, pero con ganas de reencontrarse, Jorge Quirante, director del Teatro charla con NueveCuatroUno sobre este paso adelante hacia el ‘despertar’ de la cultura en Logroño.

– En este momento se está desarrollando la actividad ‘El Bretón en la calle’, consistente en un ciclo de espectáculos gratuitos en la plaza San Bartolomé ¿puede hacer un balance de la iniciativa?

– Podemos decir que ha tenido un desarrollo muy satisfactorio para nosotros porque han sido espectáculos muy relevantes de compañías riojanas y han contado con el beneplácito del público que ha llenado los aforos, bien es verdad que reducidos por la pandemia.

-¿Contará el Bretón con programación al aire libre en la próxima temporada septiembre-diciembre o para el año siguiente?

– La verdad que es algo que no habíamos hecho casi nunca. En algunas ocasiones, habíamos contado con espectáculos en la puerta del Bretón que servían de reclamo en el inicio del Festival de Teatro, pero quitando esto no habíamos hecho prácticamente nada en la calle. El resultado ha sido bueno, apetecible, y no sabemos qué ocurrirá el año que viene, está todo en una clara indefinición, nos estamos centrando en qué hacer el próximo mes, pero no estaría de más tenerlo en cuenta.

Aunque miremos a largo plazo, y en el teatro siempre se ha mirado a largo plazo, pues programamos con casi un año de antelación, con la pandemia han cambiado muchas cosas y ahora estamos prácticamente a lo inmediato, a lo que tenemos para septiembre, iremos cumpliendo plazos.

‘Sueño de arena’, espectáctulo de Borja Ytuquepintas

– A expensas de la evolución del virus

– Sí. Yo creo que lo que nos ha enseñado esta experiencia en la calle es que la gente está dispuesta a acudir a los espectáculos, siempre y cuando sea con una seguridad de vida, como hemos planteado. Habrá menos público, pero lo que nos interesa es ofrecer la suficiente seguridad para que la gente responda de manera tranquila y podamos desarrollar una actividad a lo largo de los meses.

Conservando memoria. /Foto: Ikebanah Artes escénicas

-¿Hay ganas del público de reencontrase con el teatro, con la cultura?

– Ya veremos cuando empecemos con el teatro. Sentimos, pensamos, y así nos lo dicen los espectadores que conocemos, que tienen ganas de volver a ver espectáculos, de hacer algo distinto con seguridad. Hay cierta incertidumbre, no sabremos cómo reaccionará.

– ¿Está siendo fácil programar en esta situación de incertidumbre?

– No. Esta incertidumbre que tenemos nosotros la tienen también las compañías porque no saben a ciencia cierta en qué condiciones van a trabajar. Lo primero que hicimos fue suspender todos los espectáculos que quedaban de la temporada de enero a junio desde el 12 de marzo y los hemos ido ubicando en esta nueva programación presentada ahora, de septiembre a diciembre, y en el primer semestre del año próximo.

Por ahora, solo uno de los espectáculos se ha caído totalmente, el de ‘Las Bárbaras’ porque la compañía ha manifestado su intención de no remontarlo, el resto está prácticamente reubicado. Es un momento de indefinición, pero tenemos la voluntad, junto a las compañías, de que se pueda trabajar de manera ordenada si todo va bien.

– ¿Qué expectativas tiene para los próximos meses, de septiembre a diciembre?

– Es fundamental que iniciemos la actividad y que lo hagamos sin problemas, de manera tranquila y que no ocurra nada más que el público responda a los espectáculos programados y pueda venir y disfrutar de lo que hemos preparado. Para ello hemos puesto en marcha los mecanismos de guardar la distancia a la hora de comprar las localidades, la entrada y salida escalonada del público, el 50 por ciento del aforo, mecanismos de prevención para todo el equipo técnico nuestro y de las compañías…

-Esta nueva programación cuenta con grandes apuestas. Por ejemplo, una versión de la novela de ‘El coronel no tiene quien le escriba’ de Gabriel García Marquez, con Imanol Arias como protagonista

– Tenemos buen número de espectáculos que creo que son muy atractivos para el público porque una buena parte de la programación de septiembre la teníamos prevista a principios de año. En las fiestas de San Mateo procuramos atraer al gran público con espectáculos que cuentan con repartos muy destacados y que han sido un éxito en Madrid y en Barcelona o que, recién estrenados, pueden ser un éxito durante la temporada siguiente. Es el caso de ‘Anfitrión’ de Plauto, que cuenta con actores como Pepón Nieto, Paco Tous o Felez Martínez, ha sido presentado en el Festival de Teatro de Mérida, siendo un éxito.

También contaremos con espectáculos que han tenido un recorrido importante como ‘The Opera Locos’, ‘Toc-tcoc’ o ‘El Método Groholm’, con Luis Merlo, una de las grandes comedias de las últimas décadas en España y llevada al cine, también con gran éxito.

Teníamos previstos tres funciones de ‘La Llamada’ para septiembre, pero necesitaban el cien por cien del aforo y nos hemos visto obligados a aplazarla al año próximo.

– Precisamente en esta programación se puede ver mucho humor con las mencionadas ‘Toc-toc’, ‘El Método Groholm’ o ‘Todo pasa en Tel-Aviv’. Parece que ahora es cuándo más necesitamos reírnos, evadirnos… ¿Qué papel juega el teatro en esta ‘nueva normalidad’?

– Creo que la cultura siempre juega un papel importantísimo, haya o no coronavirus. Es el alimento del alma. Es imprescindible, también a lo largo del confinamiento: hemos estado consumiendo literatura, cine (a través de otros soportes como la televisión o los ordenadores), obras de teatro grabadas…

La cultura es imprescindible y, en este momento, no solo como evasión sino como compromiso. El teatro no solo es evasión, de hecho muchas obras que tenemos programadas apelan al humor, pero inmersas en nuestro tiempo, no evadiéndolo.

Subir